La táctica en el Foot –Ball. Hans Gamper

Con la salida del semanario Stadium en 1911, Hans Gamper durante las nueve primeros números, escribió una serie de artículos sobre el football que he juntado en un solo texto.

 

La táctica en el Foot –Ball. Hans Gamper

 

El grado de perfeccionamiento á que ha llegado el foot-bal1, lo ha convertido de simple juego atlético, en una verdadera batalla, sujeta á sus especiales reglas de táctica y de cálculo, de cuya acertada aplicación depende hoy la fuerza decisiva de un equipo, y la superioridad del mismo tanto en el ataque como en la defensa.

Esto nos mueve á publicar acerca de tan interesante tema para los aficionados al atlético deporte, una serie de consideraciones que irán apareciendo sucesivamente en forma de artículos cortos y que empezamos hoy con el presente.

 

     El ataque. – Aunque esté todavía muy en boga, en cuanto al ataque, el juego individual que aun entusiasma á cierta parte de público, que premia con aplausos una carrera desenfrenada, un pelotazo que vaya á las nubes, o una serie de regateos o driblings, á pesar de que el fracaso seguro siga casi siempre y fatalmente á una jugada personal; aunque se tenga. por buenos jugadores de foot-ball á aquellos que juegan como ciertos oradores hablan, esto es, para la galería, es lo cierto que cada día queda más arrinconado ese antiguo sistema de juego, y poco á poco se va comprendiendo el valor que tiene el juego de conjunto.

La buena táctica en el ataque, es, pues, el secreto de la fuerza de los equipos de foot-ball. Ahora bien: ¿Cuáles son los principios generales que presiden una buena táctica en el juego de conjunto?

En primer término el jugador ha de tener una decisión y una realización instantánea. No hay que vacilar nunca. Esta es una de las condiciones esenciales para el éxito. Por esto, pues, conviene desarrollar un juego rápido, lo más rápido que sea posible, á fin de producir un avance en tal forma que sea una sorpresa para el bando contrario la impetuosidad del ataque, sin confundir, no obstante, en este punto, la rapidez con la precipitación.

Otra condición de principalísima importancia es la colocación. La colocación debe darla el capitán á cada jugador según sus especiales aptitudes, y designado uno para ocupar determinado lugar, hay que conservarlo siempre de modo que cada cual sepa quien ha de recoger la pelota cuando se pasa, y á quien corresponde apoderarse de ella cuando se recibe, evitando así en lo posible dos cosas igualmente lamentables que se observan en muchos partidos, como son: de una parte el que se pierda un pase por no estar colocado en su sitio el jugador que debía recibir la pelota, y de otra el que, también por defecto de colocación, dos jugadores de un mismo bando se disputen la posesión de la pelota entre si.

Hay que tener en cuenta que la colocación en un bando de foot-ball equivale á la disciplina en los ej6rcitos, y que la fuerza de éstos se debe en gran parte á dicha condición. Por esto es preciso tener como una de las más esenciales condiciones para desarrollar un buen juego de conjunto, la de no abandonar ningún jugador el sitio que le corresponda, ocurra lo que quiera y en cualquier momento adverso ó favorable en que se halle el partido, Ello ha de ser una de las obligaciones por parte de los jugadores, en cuyo cumplimiento ha de poner más cuidado el capitán del equipo.

El punto más Interesante, es quizás el de la táctica propiamente dicha, ó sea el sistema que se elija para practicar el ataque. Este tiene por objeto, como se sabe, el de forzar y pasar las líneas enemigas, para llevar el juego frente á la puerta contraria y conseguir tanto.

Para lograrlo, se adoptan tres diversos sistemas de ataque: atacar por el centro; atacar

por las alas, y, finalmente, ataque de toda la línea en conjunto.

Cada uno de estos sistemas de ataque merece un estudio especial, y ello será objeto de exposición en el próximo artículo.

 

…………………………….

 

    El ataque. – Se decía al terminar el artículo anterior, quo los métodos de ataque á seguir eran tres: ataque por el centro o de concentración; ataque por las alas, á modo de movimiento envolvente; y ataque por toda la línea en conjunto, á  semejanza do lo que se hace en el juego de ajedrez.

Cada uno de estos sistemas tiene sus ventajas y sus inconvenientes, por lo cual conviene emplear uno ú otro de ellos, según las circunstancias.

    Ataque por el centro. – Este ataque hecho con persistencia, tiene la ventaja de atraer á los medios y defensas enemigos al centro del campo, donde el juego se desarrolla constantemente. Y así, una vez se consigue fijar la atención y el cuidado de los enemigos en el centro, la táctica consiste en pasar de pronto la pelota á uno de los extremos que han de estar siempre bien colocados, el cual, avanzando rápidamente encuentra el goal indefenso y puede tirar el shoot con grandes probabilidades de éxito.

     Ataque por las alas. – Este método tiene por objeto conseguir, como medio de- obtener goal, un efecto contrario al anterior. Así como el ataque de centro se propone atraer y agrupar el juego en el centro del campo para que los extremos queden libres, este por el contrario tiende á dispersar á los jugadores contrarios, hacia uno y otro extremo á fin de que desamparen el centro, y en el momento oportuno, forzar la meta por este lado.

    Ataque de toda la línea. – Este es sin duda el mejor do los ataques. Mediante él, los cinco delanteros, dispuestos en forma de arco de gran radio se pasan rápidamente la pelota de uno á otro de derecha á izquierda y viceversa, avanzando constantemente hacia el goal contrario, hasta llegar muy cerca de él. Si los delanteros saben practicar este ataque con rapidez y precisión, el juego, además, de resultar muy elegante y de gran efecto, es casi siempre irresistible,

Pero la misma supremacía de este sistema de ataque, exige por parle de los jugadores que quieren practicarlo la dosis más grande de disciplina, de buena colocación, de rapidez y oportunidad en el juego, que es lo que hace á los maestros.

De todo esto se deduce que el juego de los delanteros ha de ser siempre un juego esencialmente de pases, que para ser un buen delantero hay que entrenarse mucho practicando el pase según todas las reglas del arte, con oportunidad y precisión, aprender á enviar la pelota indistintamente hacia la derecha y hacia la izquierda, con el lado interno de cada pie; que los pases han de ser completamente rasos, á fin de facilitar que el jugador que recibe la pelota, pueda recogerla y avanzar sin perder tiempo preparándosela, teniendo presente en este punto que cuando la pelota se pasa alta, es mucho más difícil de coger, pues aunque se pase bien es muy fácil que rebote, ó que dé un bote irregular y se vaya en dirección inesperada y con ello se obligue al jugador que la ha recibido á preparársela y á perder tiempo, lo cual hay que evitar á toda costa, puesto que imposibilitaría la rapidez necesaria en el juego de ataque.

Para acabar lo referente á la táctica del ataque, una palabra sobre el shoot final. El shoot final que ha de hacer que la pelota entre á goal, es una jugada decisiva y trascendental que sólo debe intentarse en las más grandes condiciones de seguridad. El shoot á goal debe ser siempre una sorpresa para el portero contrario. A éste no se le debe dar tiempo ni ocasión á que adivine la intención del que va á tirarle la pelota.

Téngase presente que tirando á goal en malas condiciones, se entrega la pelota á los contrarios que la alejan del peligro con un cómodo goal-kick, y que, por tanto, antes de tirar á goal en tales condiciones, por cerca de la puerta que se esté, es preferible hacer que retroceda el juego para preparar de nuevo el ataque, pero llevando la pelota el mismo que la tenia ó pasándola á propios compañeros, de manera que no se la abandone nunca á los enemigos

 

………………..

 

    La defensa. – Si importante es la adopción de una estudiada y discreta táctica en el ataque con objeto de llevar al team á la victoria, no lo es menos la de una defensa metódica y serena que desbaratando las incursiones del enemigo en el campo propio mantenga á salvo la puerta, de goals inoportunos.

Factor en extremo importante es un enérgico ataque bien dirigido, pero resulta labor inútil é infructuosa si no va acompañado de una prudente defensa, retaguardia del team y apoyo eficaz de los delanteros.

La defensa es uno de los puntos más espinosos que á su cargo tiene un buen capitán, y en donde se ponen á prueba sus disposiciones. Con una buena defensa nunca puede darse por perdido un partido.

La base primordial del plan defensivo y en general de todo el juego, es la sangre fría. Muchos jugadores profesiona1es han dicho que entre los amateurs logra más goals el azaramiento que los  delanteros contrarios. Deben poseer los jugadores gran serenidad ante el peligro y confianza en sí mismos á la par que mutua.

Precisa, para que la defensa dé los apetecidos frutos, un entrenamiento concienzudo y continuado, con el cual se consigue obtener la confianza necesaria para no dar nunca por fallida la partida.

Presenta tres casos el juego defensivo. Es el primero aquel en que el equipo se ve dominado por sus contrarios, en cuyo caso debe tener por objetivo impedir que la derrota sea demasiado sonada. Hay que hacer constar, no obstante, que no descuidando el ataque, pueden obtenerse resultados á veces, sorprendentes.

El segundo caso es todo lo contrario del primero, o sea, cuando el equipo tiene dominio sobre sus contrarios; en cuyo caso, tiene por objeto la defensa, desbaratar la táctica defensiva del enemigo y no dejar que éste, en arrancada rápida, logre algún goal, que desluzca la victoria.

El tercer caso es aquel en que los equipos están igualados en fuerza y destreza.

Vamos á estudiar la táctica que debe adoptar un buen capitán en cada uno de estos casos.

Primero. Es más difícil por el juego abrumador del enemigo. Deben observarse las siguientes reglas primordiales:

Dejar al goal-keeper (esta regla es aplicable á todos los casos) en completa libertad de acción, sin privarle los movimientos ni taparle la visual, en lo cual deben tener muchísimo cuidado los defensores. Entregarles las pelotas que para ellos sean difíciles y proteger sus salidas conteniendo al delantero y acudiendo al goal por si fallara la jugada.

Replegar hasta la línea de defensa al medio centro, pasando á ocupar su sitio, en lo posible un delantero, pero pronto siempre á figurar en su línea. Marcando el medio centro al delantero centro, y los defensas á los interiores y extremos, puede llegar á inutilizar sus esfuerzos.

Bajo ningún motivo, cuando no se trate de jugada apremiante, hacer que bajen los propios delanteros hasta la línea defensiva. Los delanteros no deben retroceder nunca, por la siguiente razón: situados en el centro del terreno y prontos á recoger las pelotas que devuelva la defensa son un constante peligro para el goal contrario. Los medios del adversario obligatoriamente tienen que marcarles, impidiéndoles ello, apoyar tanto á sus

delanteros y arreciar por lo tanto el ataque.

En muchos partidos hemos visto que, por no observarse esta regla, hasta los defensores del club dominante se permiten el lujo de shootar desde medio campo.

En cambio, si los delanteros abandonan su sitio y se repliegan sobre su goal, creyendo prestar un servicio, cuando realmente lo que logran es embarullarse, los medios contrarios descienden apoyando á sus delanteros, y marcando a sus contrarios en su propio terreno, del cual raras veces es posible salir. Con un dominio así, es muchísimo más difícil la labor defensiva y tiene pocas probabilidades de éxito.

Segundo. Si el equipo domina el juego, claro está que la labor defensiva no tiene la responsabilidad ni el lucimiento del caso anterior.

Como hemos dicho, tiene entonces por objeto completar el juego de avance é impedir que un ataque imprevisto ó una bien dispuesta colocación de los delanteros contrarios, inutilice los esfuerzos del equipo.

Los defensores nunca deben salir de su línea. Esta regla, tan poco observada en nuestro país, tiene una gran importancia y su explicación es clara. Desde su línea dominan el juego sin estar expuestos á una carrera imprevista y al susto consiguiente. Tienen mayor campo para recoger pelotas contrarias y colocarlas, y mayor facilidad para recoger las pelotas que les entreguen los medios en caso apurado. En caso de ser pasados, como están más cerca de su goal, conteniendo al jugador, pueden dar tiempo á las salidas del portero. En fin: un ligero examen de la colocación da clara idea de las ventajas que ofrece. Los medios, no deben pasar del medio campo, sirviendo siempre pelotas á sus delanteros y no desdeñando el shoot rematable. Medios y delanteros deben tener presente que cuando su equipo es más diestro, se logran más goals en cortas arrancadas del medio del terreno, con buenos pases que con un abrumador dominio sobre el goal contrario. El goal keeper nunca debe salir de su goal. Esta regla es tan de sentido común footballistico que no necesita explicación.

Tercero. El tercer caso de la defensa es el más difícil técnicamente. En el se trata de asegurar la victoria, que en el primero, generalmente, es imposible y en el segundo fácil. Ante todo, una impecable colocación de los medios es el secreto del éxito. Dejemos el ataque que haga su juego y ocupémonos de ellos.

El medio centro debe marcar preferentemente al delantero centro y los exteriores á los exteriores. Los delanteros interiores, si el centro y exteriores están bien marcados, nunca tienen juego positivo. Los defensores deben cuidar de ellos, sin adelantar mucho, á fin de acudir á donde preciso sea.

Observando bien esta regla, no descuidando el apoyo á los delanteros, y no desdeñando tampoco un avance que coloque el balón á los pies del ataque, los partidos resultan empeñados y la victoria dudosa.

Las reglas del ataque, en general, pueden compendiarse en las siguientes:

Ímpetu, inteligencia, serenidad y rapidez.

En cambio las de la defensa son sin duda, las siguientes:

Colocación, sangre fría, apoyo mutuo y valor.

Con esto terminamos el estudio del juego activo. En nuestro próximo artículo trataremos del entrenamiento, uno de los puntos más difíciles del juego.

 

…………………..

 

EL ENTRENAMIENTO

 

Indispensable es á todos los deportes el entrenamiento, tanto que sin éste no se comprenden aquéllos. Inútil es exponer la razón de su necesidad, pues de todos es sabida; vamos tan sólo á señalar las condiciones en que debe verificarse para que el esfuerzo realizado no sea infructuoso.

En la mayoría de los deportes el entrenamiento es, por razón de los mismos, puramente personal y no está sometido á reglas del todo definidas. El entrenamiento footballístico, por el contrario, nunca debe ser personal y siempre debe estar sometido á ciertos preceptos, de la observancia de los cuales depende el que sea fructífero o estéril y hasta perjudicial, deportivamente hablando.

Por el hecho de no ser personal el entrenamiento del Foot-ball se hace indispensable que una sola persona lleve la dirección del mismo y que todos los jugadores dando pruebas de una perfecta disciplina, le obedezcan ciegamente y atiendan con interés á sus consejos.

El cargo de entrenador, que como se comprende es de suma importancia, se confía generalmente al capitán del equipo, pero en muchos países, y particularmente tratándose de jugadores profesionales, desempeña dicho cargo persona ajena al mismo y designado oficialmente para ello. En estos casos suele ser algún jugador jubilado, de reconocidísima valía y siempre en todas ocasiones es el entrenador persona competente, maestro en práctica y teoría.

La primera condición del entrenamiento y á ello deben tender los esfuerzos del entrenador, es procurar que los jugadores posean el mismo estilo de juego. Como se comprenderá es altamente perjudicial para un team que unos jugadores posean el juego escocés o sea de pases por el suelo en tanto que otros compañeros practiquen juego alto.

El entrenamiento que más dificultades presenta es el del portero y defensas. Estos y aquél deben conocerse íntimamente, tener confianza unos con otros, lo cual se adquiere con un fuerte y continuo entrenamiento. .

Nunca nos cansaremos de recriminar por inútil y pernicioso el entrenamiento de ataque á goal tan practicado en muchos países. Lleva consigo dicho sistema una considerable porción de inconvenientes, á cambio de muy escasas ventajas.

Entre los inconvenientes citaremos los siguientes: falta de un ataque verdadero, así como de una fuerte resistencia; obligar á los defensores á cubrir una extensa línea y á jugar sin medios, lo cual es contrario al juego; imposibilitar al portero de desarrollar juego provechoso por no poder confiar en sus defensas y sobre todo, y por esta sola razón, debería abolirse dicho sistema de entrenamiento, no facilitar el juego á los medios poco ni mucho, acostumbrando por dicho motivo á delanteros y defensas á desarrollar un juego vicioso y nada práctico.

El mejor sistema de entrenamiento seguido por todas las grandes sociedades footballísticas consiste en la simulación de partidos entre el equipo y sus once suplentes. También suele verificarse el entrenamiento poniéndose de acuerdo dos o más equipos para verificarlo en idéntico terreno y hora, jugando entre sí, atentos siempre á las indicaciones de sus respectivos entrenadores.

Creemos excusado señalar las ventajas que reporta el entrenamiento de conjunto. Practicado cuando más un par de días á la semana y siempre tres días cuando menos antes del señalado para un partido, da resultados magníficos.

Los delanteros adquieren juego homogéneo y de conjunto conociéndose mutuamente y teniendo cada uno de ellos plena confianza en sus compañeros. Adquieren colocación y rapidez: acostumbran á saberse despegar de los medios contrarios y confían sin temor la pelota en casos comprometidos á sus respectivos medios.

Estos adquieren la sangre fría necesaria para el desempeño de su cargo: sirven pelotas á sus delanteros y pierden la costumbre innata á todo medio principiante de pegar fuerte. Se acostumbran á marcar debidamente á sus contrarios apoyando á los defensores á los cuáles acostumbran á entregar la pelota al verse comprometidos.

Los defensores adquieren seguridad, vista y dominio de la pelota. Confían en su portero al cual facilitan el juego en casos de apuro, y éste, para el que cada entrenamiento es una seria lucha, adquiere serenidad y aplomo.

Sentado ya el más ventajoso sistema de entrenamiento vamos á exponer los preceptos que debe tener en cuenta todo entrenador para llevar á su team á la victoria.

Son éstos, entre muchos otros, los siguientes:

l.º Acostumbrar al equipo á encontrar seria resistencia, huyendo de victorias fáciles.

2.º Procurar que figuren en el bando siempre los mismos jugadores, pues no hay nada tan contrario á un buen entrenamiento como son los cambios repetidos.

3.º Desterrar en absoluto toda clase de juego individual y procurar que todos sus jugadores posean el mismo estilo de juego

4.º Acostumbrar á los jugadores a confiar del todo en sus compañeros. Así, por ejemplo, todo defensa dueño de la pelota y viéndose en situación de no poder colocarla en sitio libre de enemigo, no debe tener reparo en pasarla al portero, si éste en aquella ocasión tiene mayor amplitud de movimientos. Idéntico caso puede presentarse en un delantero o medio.

5.º Procurar que los jugadores no descuiden su entrenamiento gimnástico personal, como san carreras á pie, saltos, carreras de resistencia. etc…pues es ello un magnifico complemento al entrenamiento footballístico.

Expuesto ya el más apropiado sistema entrenatorio y la forma en que debe verificarse, pasaremos á ocuparnos de la composición de un equipo comenzando por el estudio del cargo de capitán del mismo que por su importancia merece que se le dedique capitulo aparte.

 

………………………

 

EL CAPITÁN

 

Tiene capital importancia para la buena labor de un equipo la elección del cargo de capitán. Es un error muy generalizado creer que dicho cargo es solamente honorífico, apto sólo para presenciar el sorteo del terreno y avisar a los jugadores para que acudan al mismo. Es decir, que se tiene al mismo como designación muy a propósito para satisfacer pueriles vanidades, sin tener en cuenta los deberes importantes que sobre el mismo pesan, si quiere ocuparse seriamente de su misión.

El capitán puede ser elegido por los jugadores del team o por algún organismo superior en la entidad sportiva. Sea en el caso que sea, es conveniente que cuente con la absoluta confianza de sus compañeros, pues nada perjudica tanto á un equipo como la desconfianza mutua.

El capitán debe, por esencia, conocer al detalle, los mil y mil secretos del juego: debe haber jugado tanto en el ataque, como en la defensa, y, sobre todo, debe tener autoridad moral indiscutible sobre sus equipiers.

Pero, sobre todo, debe conocer en gran escala la teoría del foot-ball, y tener en cuenta que desde sus comienzos el foot-ball ha ido modificándose en proporción tal que el dribbling que años atrás era objeto de ovación, merece hoy las censuras de todo buen jugador. Es menester, para lograr éxitos en la lucha, jugar los partidos bajo una verdadera táctica, que además de convertir el juego antes brutal, en lucha de inteligencia, le da una gran bel1eza y proporciona una íntima cohesión entre todos los miembros de un equipo.

Es, pues, al capitán á quien corresponde sugerir á los jugadores una táctica apropiada, ponerla en juego, modificarla si conviene, explicando á cada jugador su misión y dirigiendo su entrenamiento.

No es un cargo honorífico dicho cargo. Tiene infinitas dificultades, pues no es tan fácil como parece dirigir á once hombres, deseosos todos ellos de lograr la victoria. El capitán debe atenerse y observar siempre los puntos siguientes:

1.º Dirigir el entrenamiento, ya personalmente, ya con el mutuo acuerdo del entrenador designado. De esta manera adquiere la confianza de sus jugadores, se identifica con ellos, adquieren aquellos el sistema de juego apetecido, y de forma gradual e insensiblemente un homogéneo estilo de luchar.

2º Debe procurar mantener en el equipo una perfecta disciplina. Equipo indisciplinado es equipo vencido de antemano. Los cambios de situación y de individuos, deben ser totalmente respetados sin discusión alguna.

3.°  Unificar el estilo de juego de sus equipiers.

4.º Ocupar en la lucha el puesto más á propósito para poderla dirigir, sin necesidad de dar voces, lo cual causa siempre mal efecto en las públicos.  Muchos capitanes reservan para si el centro de ataque, pero nosotros creemos que el centromedio es el lugar más apropiado para sus fines. Ello no es capital, pues en muchos y notables equipos, el capitán se reserva el puesto de defensa ó goal, sin que la cohesión del equipo se resienta.

5.º  Evitar en todos los casos que los jugadores cometan faltas. En ello hay que ser riguroso, sobre todo en el off-side, que á veces inutiliza hermosas jugadas. Para evitarlo debe predicar con el ejemplo, y desconfiar de esta nefasta pequeña vanidad que tanto se apodera de los hombres.

6.º  Vigilar la conducta privada de los jugadores, pues debe tener en cuenta que ‘ jugador desordenado, no es nunca buen jugador.

7.º  Exigir puntualidad en los entrenamientos y constancia en los mismos.

8.º  Procurar sobre todo que cada jugador ocupe su sitio para poder desarrollar el juego de manera tal, que en los pases vaya siempre la pelota allá donde debe de haber un jugador.

9.º  Conocer los distintos m6todos de defensa y ataque, y tener la suficiente dosis de sangre fría para no exponer á su bando á las contingencias de una derrota, á causa de una medida ordenada bajo el imperio de los nervios o de la pasión.

10.º  Estudiar los avances progresivos de los suplentes, pues de ellos debe procurar escoger a sus futuros jugadores.

11.º  Debe tener en cuenta, para los cambios de jugador, que en un team sólo deben tener preferencia los buenos y disciplinados. Un personaje que juegue mal perjudica tanto á un equipo, como un buen jugador desobediente.

12.º  Y, finalmente. teniendo en cuenta la suprema divisa del Foot-ball, todos para uno y uno para todos, tener la suficiente abnegación para abandonar su cargo, en cuanto se vea desobedecido ó no secundado, ó cuando reconozca que su labor, no es la más á propósito para lograr el éxito apetecido.

Muchas más condiciones deben reunir un buen capitán, pero con las indicadas bastan para la índole de nuestro trabajo.

En nuestro próximo artículo trataremos de las condiciones que debe reunir todo jugador de football.

 

………………………….

 

Es preciso distinguir los dos aspectos bajo los cuales puede ser estudiado el Foot-Bal1, o sea: considerado como ejercicio físico educativo y como deporte atlético.

El Foot-Ball como elemento pedagógico y de cultura física, es sin disputa alguna el mejor y más comploto de las deportes. En su práctica, pónense en juego sin esfuerzo aparente y sin la enervante monotonía rítmica de la gimnasia, todos, absolutamente todos los músculos del cuerpo. Los movimientos adquieren, instintivamente, vivacidad y rapidez, la vista se aguza y la inteligencia, aun cuando muchos crean lo contrario, está sometida á un ejercicio activísimo, pues no en balde, se ha llamado al Foot-ball el ajedrez de los deportes.

Los jóvenes y aun los niños, curtidos por el sol y atesados por el viento, practican jugando al aire libre la mejor y más eficaz gimnasia. Los cuerpos antes encorvados, de pechos hundidos, de estrechas espaldas, de débiles miembros y poco resistentes pulmones, adquieren paulatinamente y sin fatiga, vigor, y armonía estética, convirtiendo en hombre robusto, apto para las luchas de la vida, al adolescente enclenque, recién salido del colegio, donde practicó una gimnasia inútil, la mayor parte de las veces, divorciada del todo, con la higiene y el sentido común.

Naturalmente que seria craso error el decir que á todos conviene la práctica del Foot-Ball, pero ¡son tan escasas las excepciones! Aparte de los enfermos del corazón, médula y alteraciones nerviosas, puede decirse que el Foot-Ball es conveniente en alto grado á la juventud masculina.

Pero es preciso, y esto es de una inmensa importancia, sobre todo para los jugadores de poca edad, practicar el juego bajo un acertado plan, pues obrando sin método, todas las ventajas pudieran trocarse en inconvenientes.

A continuaci6n damos algunas reglas que han de ser altamente beneficiosas para los principiantes. .

l.º Es sumamente peligroso, sobre todo en los comienzos; dedicar al juego muchas horas diarias. Hay que comenzar poco á poco, aumentando paulatinamente el espacio de tiempo.

2.º Es regla precisa é ineludible el retirarse del campo de juego tan pronto como se sientan los primeros síntomas de fatiga. Es un error creer, en cualquier ejercicio atlético, que cuando el músculo se fatiga es cuando se desarrolla.

3.º No debe nunca jugarse poco ni mucho en traje de calle. El vestido de juego más recomendado bajo el  punto de vista higiénico y práctico es el siguiente:

Pantalón de franela corto hasta 2 o 3 centímetros por encima de las rodillas, sin botones ni hebillas de clase alguna; cinturón de cuero, también sin hebilla o una faja; camisa de franela o jersey, de ancho cuello, manga corta y algo abierta por el pecho. Nada de gorras ni casquetes, o cuando más un sombrero blanco de hilo que proteja el cogote de los rayos caniculares.

Medias de lana gruesas, y nada de defensas de caña ni rodilleras; zapatos exprofesos con tacos, guarda tobillos y plantilla de corcho o goma roja.

Los porteros podrán usar muñequeras de cuero y guantes á propósito, pero seria conveniente (teniendo siempre en cuenta que hablamos del Foot-ball como ejercicio higiénico) que se acostumbraran á jugar con las manos libres.

4.- Después del juego es preciso cambiar del todo la ropa puesta. Es absolutamente antihigiénico ponerse el traje de calle encima del traje de juego. Séquese el cuerpo con una recia toalla y lávese luego o tómese una ducha fría según la estación y clima.

5.- Hay que saber escoger el puesto que en el Juego conviene a cada uno según sus condiciones físicas. Muchos casos se dan de que una elección disparatada malogre los frutos del ejercicio. Así por ejemplo, nunca debe jugar en la puerta un individuo de temperamento nervioso pues la tensión que en ella se sufre le seria perjudicial. Debe reservarse el cargo para los que se fatigan fácilmente y en general á todos cuantos no convenga un prolongado ejercicio. El cargo de defensa tampoco cuadra á un carácter nervioso é impaciente. Para los de medio y delantero precisa gran resistencia y buenos pulmones.

Como complemento á estas reglas, debemos añadir que un entrenador celoso de su misión y teniendo siempre presente que tiene á su cargo la regeneración de muchos cuerpos jóvenes, puede obrar milagros.

Tratado ya el Foot-Ball como ejercicio higiénico, continuaremos estudiándolo como á sport atlético, sin disputa alguna el mejor entre los mejores.

En el primer caso, atentos sólo al desarrollo de los jugadores, se prescinde de la esencia del juego. Mientras se haga músculo el que se logren goals es lo de menos. En el segundo caso la cuestión hay que tratarla bajo un aspecto totalmente distinto. Damos ya por supuesto, que el footballista que lucha en primeros equipos, que se disputa campeonatos, en una palabra, que lucha para vencer, posee las condiciones requeridas, como son vista, resistencia, fortaleza, agilidad é inteligencia.

Pero es indudable que hay una infinidad de jugadores, algunos de ellos notables, que teniendo muchas por no decir todas las condiciones para el juego, no sacan del mismo todo el provecho que podrían.

Así vemos muy menudo jóvenes jugadores que son una halagadora esperanza y envejecen en el juego sin haber dado el fruto prometido.

¿A qué se debe ello? Débese a la falta de teoría, elemento indispensable para los que del juego quieran obtener honores, nombre y el pleno convencimiento de su valía.

La teoría en todos los sports sirve para aumentar en un cincuenta por ciento el resultado de los esfuerzos verificados. A tratar del Foot-Ball teórico, hemos dedicado ya varios capitulas, concluyendo el presente con el estudio de las tres condiciones absolutamente indispensables que deben reunir los footballistas todos, ya sean novatos en el deporte, ya sean reconocidos campeones.

La condición primera, ineludible en todos los casos, es la disciplina, sin ella el Foot-ball no es posible: el juego resulta antipático y propenso al apasionamiento. Carece en una palabra de la brillante labor mental que le coloca en el primer lugar entre los deportes.

Todo Jugador, al figurar en un equipo, debe prescindir en absoluto de su personalidad y por lo tanto debe sacrificar muchas veces un éxito personal ante una jugada de conjunto.

Todo el equipo ha de constituir teóricamente un solo jugador. Atentos siempre a las indicaciones del capitán, la voz de éste es la única que debe sonar en el campo. Un perfecto entrenamiento consigue aunar las voluntades y las intenciones, dando un conjunto homogéneo y uniforme, sin nerviosismos ni juego personal alguno. Nada hay tan perjudicial para un team como un jugador codicioso. Esta regla deberían tenerla siempre presente todos los footballistas.

Otra de las condiciones precisas es la sangre fría. Nunca debe un equipo, y al decir un equipo nos referimos á cada jugador por si y a todos en conjunto, llegar á lo que vulgarmente se llama perder la cabeza.

Téngase presente que el bando que ante el contratiempo de un goal ó una mala jugada se desmoraliza, fatalmente es vencido, En cambio una mayor serenidad y un supremo esfuerzo puede llevarle á la victoria. La sangre fría del capitán y la disciplina de un equipo se ponen á prueba en estos casos.

Habiendo estudiado ya la táctica en general, así como el ataque y defensa, en nuestro próximo número nos ocuparemos de cada lugar del juego por si, comenzando por el de goal-keeper.

 

………………………

EL GOAL·KEEPER

 

Hemos tratado ya, en anteriores artículos, todo lo extensamente que la índole de nuestra publicación nos permite de la táctica de conjunto en el juego de los estilos de ataque, de defensa y de otros puntos necesarios de conocer antes de pasar á ocuparnos del espinoso punto de la táctica individual, o sea, del papel particular que cada jugador representa en el equipo.

No trataremos del juego individual, anatematizado por todo buen jugador, sino de la parte propia de conjunto que cada lugar del equipo representa, cuya misión, en si distinta de la de los compañeros contribuye á hacer el todo armónico, base del juego.

Comenzaremos, por tratar del cargo más comprometido del equipo, ó sea el de guarda meta (goal- keeper). El portero, como vulgarmente se llama en España al que dicho lugar ocupa. Constituye para un equipo la última esperanza, el último cartucho. Su papel en la jugada es definitivo y por lo tanto su responsabilidad grande. Un error de otro equipier puede ser subsanado; un error en el goal, difícilmente se remedia.

Ello hace preciso que un buen capitán, use de un exquisito tacto para adjudicar el cargo. El individuo para ello designado debe reunir excepcionales condiciones, casi todas imprescindibles. Véanse algunas de ellas.

Debe reunir todas las condiciones físicas y morales que para el Juego en general se requieren. Agilidad suma, rapidez de movimientos, seguridad, vista, sangre fría en su punto máximo, resistencia, etcétera, La falta de una sola de éstas puede degenerar en un fracaso lamentable.

Es un craso error creer que el goal-keeper, es el jugador que se fatiga menos en un partido. En el esfuerzo físico que ahorra, está con creces compensado por la tensión cerebral y visual que le domina. En los grandes partidos, el portero queda enervado en extremo no obstante no haber dado más allá de cuatro pasos. La talla, con ser punto importante no es esencial. Claro que no es del todo indiferente que un goal-keeper sea alto ó bajo, teniendo en cuenta que tiene que defender un cuadrado de 7 m. 30 de largo por 2 m. 40 de alto. Pero suele muy á menudo darse el caso, que á mayor longitud de pierna y brazo corresponde menos agilidad y ello podría muy bien constituir una ley de compensación.

Una de las cualidades que el vulgo atribuye á un buen portero es la suerte: claro que, como en todos los casos de la vida, la suerte puede hacer lo malo bueno ó viceversa. Pero en técnica footballística, debe en absoluto prescindirse de tan veleidoso elemento. Generalmente el portero á quien se atribuye constantemente tan feliz cualidad, es un buen jugador ó está en camino de serlo. Muy a menudo la atribuida suerte puede traducirse por rapidez, buena colocación ú oportunidad.

De todos modos, un capitán, debe escoger para su equipo al jugador que haga más infranqueable su goal. Tiempo le quedará luego para dilucidar el por qué de su trabajo.

Es altamente conveniente que el portero haya jugado en el ataque, única manera de que conozca por experiencia la intención del enemigo. El portero que no reúna esta cualidad, difícilmente podrá ser un buen jugador, á no ser que posea grandes años de práctica ó un conocimiento racional de la técnica y táctica.

Debe procurar también, estudiar el juego, durante el partido, de sus enemigos, uno por uno. Es decir, conocer su estilo, y preveer lo que hará para shootar… p. e.: sí tiene que preparar el balón, si shootar á la carrera. etc.

Estas reglas pueden en muchos casos, y con bastantes probabilidades de acierto, indicarle el punto á donde irá á parar la pelota.

Debe preveer los pases de engaño, que acercan el peligro, procurando la salida imprevista para interceptarlos.

Juzgar rápidamente una mala entrada de sus defensores, que deja el balón pasado, para procurar conjurar el peligro.

Dominar los efectos de rotación de la pelota, para evitar que se escape de las manos, ó que al tocar al suelo, á pocos pasos del goal, siga un camino contrario del previsto.

   No fiarse de los pies, salvo casos extremos, pues las manos, pueden salvar casi todos los momentos críticos con mayor seguridad y rapidez. Nos referimos al acto de detener la pelota que vaya al goal con intenciones de colarse en él. La mejor posición para parar pelotas bajas es la siguiente: Inclínese el cuerpo hacia adelante con los pies juntos, es decir, privando el paso á la pelota, caso de escaparse de las manos, con estas se recoge el balón, estando ojo avizor para evitar los bruscos ataques de los delanteros enemigos. Si hay tiempo sobrado mándese la pelota de un fuerte golpe de bolea al punto que convenga: si el caso es apurado procúrese dejarla á los pies de los defensores para que éstos se encarguen de alejar el peligro.

En los shoots directos, que vengan de algo lejos, es conveniente que el portero salga á buscar la pelota, antes que la pelota llegue á él. No hay que decir que para ello precisa absoluta seguridad.

Debe tener en cuenta, para no jugar precipitadamente, que la pelota, en sus manos, es una poderosa arma ofensiva. Si la devuelve sin ton ni son, el ataque vuelve más recio y el peligro continúa. En cambio, si la coloca á sus delanteros o á sus medios, trocanse los papeles, y el peligro se conjura.

Debe, por regla general, desconfiarse muchísimo de aquellos goal-keepers que usan y abusan, a la menor0 ocasión de un gran puñetazo, con gran contentamiento del público profano.

Ello es, casi siempre, un defecto capitalísimo, pues es jugada expuesta á serios fracasos. El portero debe tener siempre presente el principio siguiente: La pelota debe alcanzarse con las manos y lanzarse con el pie. Los que sigan este consejo no tendrán nunca ocasión de arrepentirse.

No debe salirse de su zona, en los casos expuestos, sin una seguridad absoluta de hito. En /as salidas se quilata un buen goal-keeper. Pero en casos desesperados en que el enemigo amenaza el remate, sin esperanza de salvación, una salida desesperada, especie de corps a corps, puede salvar la meta.

Es preciso tener con los defensores una completa homogeneidad y un perfecto entrenamiento, así como no descuidar el propio una sola semana. El goal-keeper es el jugador que se desentrena con mayor facilidad.

El mejor y más práctico entrenamiento para un portero, es el jugar frecuentes partidos de ensayo bajo la inmediata dirección de su capitán ó de un experto entrenador.

En dichos partidos debe procurarse que el ataque sea muy recio, es decir que los delanteros contrarios jueguen mucho y bien. El entrenarse con un ataque flojo es perjudicial en alto grado y del todo contrario á los fines que se persiguen.

Es también condición precisa el que se entrene con sus compañeros de team, ó cuando menos con sus defensores, única manera de lograr la mutua confianza y homogeneidad que debe entre ellos existir.

Y por fin, es preciso que el goal-keeper conserve el centro del goal, siguiendo con su cuerpo el juego de sus enemigos, pronto al salto y á lanzarse al suelo.

Para ello debe practicar su entrenamiento gimnástico personal, así como su vista, para lograr adquirir la rapidez de movimiento que caracteriza á los buenos porteros. En ellos el pensamiento y la acción deben ser casi simultáneos.

El capitán, por fin, debe tenor muy en cuenta que el portero, sin un constante ejercicio, o dedicado á otros sports como lucha, boxeo, alzamiento de pesos, etc., se desentrena rápidamente y pierde muy pronto sus facultades.

Así pues, es necesario velar por el1as, y estudiar y tener siempre en puerta un buen suplente, pues un portero improvisado suele constituir una calamidad para un equipo.

Omitimos gracias a la brevedad, muchas otras reglas secundarias, y terminamos el presente artículo con algunos consejos prácticos, para aplicar en los saques de castigo, pesadilla constante del portero.

    Corner kick o saque de rincón. – El portero debe colocarse en la línea media del goal, á unos seis metros hacia el lado opuesto del saque. Como el goal directo es casi imposible, debe preocuparse, sobre todo, de la colocación de los delanteros enemigos.

Debe procurar, que cada jugador esté marcado por un compañero de modo tal, que entre aquél y el goal haya siempre un jugador de su bando.

Debe salir a buscar la pelota, evitando en lo posible la peligrosa melée, y desconfiar del remate no dando por terminada la jugada hasta que la pelota haya salido de su terreno.

    Free kick o saque libre. – Para esta jugada es preciso un absoluto acuerdo con sus defensores. Debe hacer que éstos adelanten para impedir que el enemigo avance demasiado. Hacer que los medios marquen á los delanteros contrarios y que aquéllos ó los delanteros de su bando, se coloquen á la máxima proximidad del balón para impedir su libre juego. Estando el enemigo marcado, se evita el saque de combinación. Mantener libre el goal tanto como se pueda.

Siguiendo estos preceptos, el contrario se ve imposibilitado de jugar bien, y comúnmente se limita á tirar directamente á goal, reduciéndose entonces la jugada á un sencillo y casi siempre inofensivo (según las distancias) schoot.

Penalty kick.  Es la jugada más temible para el equipo castigado. Teóricamente un penalty es un goal. Si el portero lo evita, es porque está mal tirado. No hay ni puede haber regla fija para pararlos, y lo más que debe hacerse es ampararse en la fortuna, lo cual da á veces resultados excelentes.

Bajo este principio y basada en lógico cálculo de probabilidades, damos una regla, debida al jugador americano J. Black, que puede ser de mucha utilidad. Es la siguiente:

“Hay en el penalty un principio indiscutible: que bien jugado es un goal. Ahora bien; si el portero no se mueve del centro del goal, es evidente que la pelota, tirada por el delantero, no irá á parar á él, sino que irá por los ángulos en cuyo caso, no se puede parar. Es decir, que hay casi todas las probabilidades en contra. Pero supongamos, que el portero conozca el juego del delantero (y teóricamente debe conocerlo). Al saber si va á pegar con el pie derecho ó el izquierdo, puede preveer algo hacia que lado irá el schoot. Generalmente e/ delantero, manda la pelota, hacia el lado que mas domina el portero, comúnmente el izquierdo. Sabiendo, en hipótesis hacia que lado irá el schoot, aumentan en un veinte por ciento las probabilidades de pararlo.

¿Qué falta hacer?.. Una vez se haya imaginado el portero hacia que lado está el peligro, aguardar el silbato, poniendo su cuerpo en disposici6n de saltar hacia el mismo. Dar el salto en el mismo momento que el delantero pegue á la pelota con una pierna extendida hacia el ángulo inferior del goal, una mano á la altura de un metro y la otra hacia el ángulo exterior, procurando cubrir cuanto mas espacio mejor. Obrando en esta forma, hemos visto parar muchísimos penaltys. Si el delantero manda la pelota á otro lado, o el portero la falla, debe consolarse pensando que el goal era inevitable.

Como curiosidad damos esta regla, pero creemos que puede ser útil a muchos porteros. En otro artículo analizaremos el juego de defensa.

Las reglas ó mejor dicho, consejos que sucintamente damos, deben referirse al capitán, mejor que á cada jugador por si. El capitán, debe conocer particular y minuciosamente los secretos de cada lugar del team é inculcarlos á los jugadores para llegar á lograr un equipo consciente y seguro de su misión.

……………………….

 

LOS DEFENSORES

 

En pocas palabras puede definirse el esencial papel que en el football juegan los defensores (bachs) después de lo expuesto en estas columnas al tratar de la defensa en general.

Aparentemente sencillo es el juego de defensa, el más difícil de aprender. A muchos buenos jugadores hemos visto que colocados en la defensa son presos del azaramiento y su juego resulta nulo.

Ello se debe á que el papel de los defensores está también definido con condiciones tan precisas que solo pueden jugarlo los que para el mismo se hayan entrenado.

Son algunas de dichas condiciones las siguientes:

    Completa y total homogeneidad con el portero. Esta necesidad la hemos expuesto ya al tratar del juego de goal keeper. Nunca debe olvidarse que el portero y los defensores se bastan para la defensa de un equipo.

La pelota, debe pasar de uno a otros según las necesidades, y debe desecharse el temor, fatal en muchos defensores de pasar el balón al portero, pues como ya dijimos es aquél en sus manos una poderosa arma ofensiva.

El pase, ha de ser en todo caso oportuno y preciso. Si no cumple estas condiciones, es un peligro casi inconjurable para la propia puerta. Esta precisión y oportunidad se adquieren por la práctica de un tenaz entrenamiento, base de todo juego consciente.

   Procurar que el portero tenga despejado el campo de su visual.  El defensor que tapa la vista al portero, resulta para éste más perjudicial que el propio delantero enemigo,

El entrenamiento remedia también este defecto común á los defensores novatos.

   No retroceder con demasiado sin necesidad.  Es un error de táctica el recular demasiado, Con ello sólo se consigue estorbar al portero y armar una melée frente al goal. Retroceder sin necesidad, es también un defecto, pues el defensor viene á ser el regulador del avance de un equipo. Si retrocede los delanteros avanzan y el off·side es menos posible.

    No avanzar imprudentemente. Es también defecto en el que incurren con frecuencia los defensores novatos. Un avance injustificado es imprudentísimo, por razones cuya exposición es obvia.

El saber colocarse en un grado de avance prudencial es propio de los buenos defensores. En general, estos deben colocarse de manera que estén prestos á acudir á remediar cualquier contingencia.

    Gran seguridad de vista y golpe. Una mala jugada de los defensores es casi siempre de difícil preparación. Precisa pues una gran seguridad y golpe de vista para evitar contingencias funestas.

Es cierto que tiene el juego de defensa, tentadoras ocasiones para lograr aplausos. Por ejemplo un bote pronto, un aire… pero estas jugadas difíciles por si, solo pueden intentarse teniendo una completa seguridad de éxito.

    Dominar el juego de cabeza. Es un excelente recurso, tanto, que suele salvar muchas veces un goal inevitable. Debe dominarse el golpe pues un error es peligroso para el portero.

En general, muchos de los consejos aplicables al goal keeper, pueden referirse de rechazo al defensor. Sus deberes pueden condensarse en tres, a saber:

Entrenamiento de conjunto, seguridad y sangre fría.

En nuestro pr6ximo artículo terminaremos este trabajo tratando del juego de medios y delanteros.

…………..

 

LOS MEDIOS Y DELANTEROS

 

¿Qué podemos decir del Juego de medio (Half back), después de lo que se ha dicho al tratar del ataque?

Es, sin disputa, el lugar más difícil y menos premiado con el aplauso. El medio hace el juego y queda á menudo obscurecida su labor por un brillante shoot del delantero o un potente kick del defensor. Y en la mayoría de las veces ni el defensor ni el delantero hubieran hecho lo aplaudido sin la oportuna anterior jugada del medio, punto equilibrador del ataque y defensa.

¿Qué es menester para ser un buen medio? Todas las condiciones que hemos dicho para el defensor y las que son menester para el delantero.

Gran serenidad, ligereza, muchísima resistencia, rapidez de concepción y práctica, inteligencia y subordinación. Un medio, en un juego cuyo resultado sea dudoso debe poseer el pleno conocimiento de su misión y, sobre todo, no dejarse obsesionar por reglas fijas, La libertad es la característica de su juego, Pueden reducirse sus obligaciones en:

1.º Apoyar el ataque, no pisando nunca la línea delantera. Rematar el shoot en los córners y tener gran práctica en los saques de castigo.

2.º Tirar los hauts con inteligencia, pues esta jugada, aparentemente inocente, puede ser trascendental para el equipo. Un haut bien jugado equivale á una centrada peligrosa.

3.º No descuidar la defensa, pero sin replegarse innecesariamente sobre el goal.

4.º Marcar siempre al contrario y adivinar sus intenciones.

5.° Practicar siempre un entrenamiento perfecto y concienzudo.

Los delanteros, por tener su misión bien definida, no están sujetos á tantas reglas. Su juego del que se ha tratado al ocuparnos del ataque, es más de iniciativa que los demás del football. Ello nos dispensa de ocuparnos del mismo.

Todas las reglas, consejos y teorías expuestas en estas columnas, se reducen á tres cualidades, en buena práctica footballistica, o sean; inteligencia, vigor y entrenamiento.

En nuestros anteriores artículos está especificada la teoría y táctica del mismo. Y con el presente termina este ligero estudio del hermoso sport inglés, afortunadamente aclimatado en definitiva en España.

 

 

 

 

Quan els militars van escriure el primer himne del Barça

L’ARA recupera en un arxiu privat la lletra del primer himne de la història del club, oblidat des de l’any 1910

JOSEP BOBÉ Barcelona

Publicat al diari Ara el 07/05/2017

 

Pels volts del 1910, el FC Barcelona tenia una àmplia representació militar entre els seus socis. Eren militars descendents dels que havien estat en diferents països de Centreamèrica. Famílies senceres que figuren en els primers llistats de socis dels quals es tenen documentació. Una d’aquestes és la Peris de Vargas, els hereus de la qual tenen una important col·lecció d’objectes, documents i fotografies relacionades amb el club, entre els quals hi ha el primer himne, amb música de marxa militar, del club. Aquesta col·lecció hauria pogut estar en mans del Barça en dues ocasions anteriors -una fa dècades i l’altra fa un parell d’anys-, però el club va deixar escapar l’oportunitat.

Joaquin Peris Soriano, natural de Castelló de la Plana i casat amb l’asturiana Clotilde de Vargas de Rojas, era un militar de professió que va participar en la Guerra de Cuba. Allà van néixer alguns dels seus set fills. Els quatre homes van tenir relació amb el foot-ball d’aquells anys i amb el Barça, club del qual eren tots socis i on tots quatre van jugar. El més gran, Joaquin Peris de Vargas, nascut a Cuba el 12 de desembre del 1879, va arribar a la presidència del club el setembre del 1914 per, un any després, el 29 de juny del 1915, ser forçat a dimitir pel capità general de Catalunya, atesa que la situació al club s’havia fet insostenible, amb una revolta dels jugadors contra la seva persona a causa dels tics dictatorials amb què va imposar el seu criteri. D’ell és la frase “El Barcelona soc jo”. Va aconseguir, això sí, que en el moment de la destitució el nomenessin president honorari del club. Cal remarcar que en aquells moments la Lliga Regionalista, partit conservador catalanista, ja tenia alguns dels seus simpatitzants integrats al Barça i van fer la vida impossible al militar centralista. Daniel Carbó, periodista de l’època, ho explica: “La batalla entre els Peristes i els anti-Peristes es desfermà furiosa i per primera vegada en la història del Club es registrà la vergonya de veure com defensant la política del senyor Peris, s’alçaven individus que no figuraven ni havien figurat mai en les llistes de socis del club i el concurs dels quals feu possible que sortís triomfant… Senzillament: se’ls proveïa d’un carnet de soci, estès amb data endarrerida, per tal que el dia assenyalat poguessin exercir, amb aparent legalitat, la funció d’emperador d’un sistema que la majoria sana de socis rebutjava, convertint-se en assalariats electorals”. Entre el 1910 i el 1914, Peris Soriano va ser vicepresident durant el mandat de tres presidents: Gamper, de qui va ser el padrí del seu segon fill, Joan Ricard Gamper, Francesc de Moxó i Àlvar Presta. El 1917 va tornar a presentar-se a la presidència i es va enfrontar al mateix Gamper. El resultat va ser aclaparador, ja que ell només va obtenir dotze vots. En la carrera militar va arribar a ser tinent coronel d’infanteria i destacat al Batallón de Cazadores de África núm. 6 de Tetuan el 1935. Durant la Guerra Civil va formar part del bàndol dels sublevats.

Una altra de les famílies era la dels Avilés. Juan Avilés Arnau, nascut a València el 1864 i casat amb Joana Cucurella i Tort, arribaria a ser alcalde de la seva ciutat el setembre del 1923, just després de proclamar-se la dictadura de Primo de Rivera. Ho ser fins al desembre del 1924, quan va ser nomenat cap del Servei Militar de Ferrocarrils. Era enginyer i va arribar a ser general de brigada del cos d’enginyers en la carrera militar. Com a curiositat cal esmentar que va fer un viatge al Pallars, la Vall d’Aran i Andorra en companyia de Francesc Macià, també militar de rang i igualment enginyer de professió, que va ser publicat en un llibre. El viatge era amb motiu de l’estudi del terreny per construir fortificacions a la frontera per garantir la seguretat de la línia internacional de la Noguera Pallaresa. Cal ressaltar que entre el 1912 i el 1913, les seves tres filles (Pilar, Mercedes i Maria) van ser sòcies del club, mentre que només un dels seus quatre fills homes ho va ser, el també militar Juan. Va morir a Barcelona el 1934.

No és d’estranyar, doncs, que el 17 de juliol del 1910, durant una festa que es va fer en el vell camp del carrer Indústria, “l’Escopidora”, per celebrar el triplet aconseguit aquella temporada (Copa de Catalunya, Campió d’Espanya i Copa dels Pirineus), una banda militar del Regimiento de Alcántara interpretés un himne-marxa dedicat al club. La música era obra del compositor i director de la banda, José Antonio Lodeiro Piñeiroa, i la lletra va anar a càrrec de Santiago Albert López. Durant la festa es va disputar un partit entre el primer i segon equip del Barça, i els jugadors van sortir al camp amb els casquets regalats per Gamper, tradició que el fundador del club va importar de la seva Suïssa natal.

José Lodeiro Piñeiroa era nascut a Mondoñedo (Lugo) el 1868 i va rebre les primeres classes de música a l’Academia Filarmónica del seu poble natal. El 1886 marxa a Madrid i per oposició obté la plaça de músic de tercera classe del Regimiento de Ásia núm. 55, que és a Figueres, on s’està fins al 1904. D’allà el traslladen a Barcelona, on s’estarà fins al 1915, destinat al Regimiento de Alcántara núm. 58. Posteriorment va a Pamplona i la Corunya, fins que el 1922 és ascendit a músic de primera amb un sou de 6.750 pessetes anuals. En aquest moment és director de banda del Regimento de Isabel La Católica, on posa música a Resurgimiento. Himno patriótico de la Raza. Va morir el 1934 a la Corunya, deixant un llegat de valsos, simfonies i pasdobles per a banda militar.

Santiago Albert López va néixer a Puerto Rico el 31 de desembre del 1876 i va ingressar a l’exèrcit el maig del 1895. El 1898 era segon tinent destinat a Melilla, el 1899 a Paterna (València) i el 1900 al Regimiento Guadalajara núm. 20 de València, ja com a primer tinent. El 1902 era a Ceuta i el 1907 a Barcelona, destinat al Regimento de Alcántara núm. 58, ja amb grau de capità i on s’estarà fins al 1912. Amb posterioritat va ser destinat a Tetuan, Madrid i, el 1919, a Alcoi, on ja té el grau de comandant. El 1921 torna a Madrid, on s’està fins al 1923 i és encausat per un delicte d’estafa i frau en relació al subministrament d’uniformes militars que mai es van entregar i sota l’amenaça de declarar-lo rebel. Va desaparèixer i no es va presentar mai al judici ni als posteriors recursos.

Aquest himne militar es va repartir entre els aficionats que anaven al camp i la partitura completa es podia adquirir al preu de 2 pessetes. La portada és obra de l’il·lustrador J. Jutglar (altres obres de Lodeiro també tenen dibuixos del mateix il·lustrador) i va ser impresa als Talleres de Grabado y Estampación de Música A. Boileau & Barnasconi, situats al carrer Provença 285 de Barcelona. S’hi veu una bandera espanyola amb l’escut del club i escrit al damunt Foot-Ball Club Barcelona. Himno marcha para piano. També hi ha dibuixats cinc jugadors, dos amb samarreta blaugrana i pantalons blancs, en una escena que podria ser de futbol tot i que al fons es veu una porteria de rugbi. Cal dir que en l’original que ha arribat als nostres dies, la bandera espanyola va ser acolorida amb posterioritat per simular la bandera tricolor republicana.

L’himne va estar vigent fins al 25 de febrer del 1923, quan es va interpretar al camp de les Corts a càrrec de l’Orfeó Gracienc amb motiu de l’homenatge a Gamper del futbol català.

Lletra del himne

Sólidos triunfos Barcelona

foot-ball tendrá.

Bélica nuestra táctica

alcanzamos por doquier.

Éxitos y más éxitos sin que nos puedan vencer

Pues donde quiera que va el Barcelona foot-ball

sabe luchar sabe triunfar.

Y siempre la gloria alcanzó.

Campeones del foot-ball

cuando dicen a luchar.

Invencibles la victoria

donde va con ellos va.

Si tendrá sus triunfos

sólidos y sin que nos

puedan vencer,

Y no hay team que los

iguale, no hay equipo

Para que indomables y

valientes, con un goal

saben vencer.

En las lides sostenidas supo a todos humillar,

Y sus lauros nunca pueden sus rivales marchitar

 

Eugeni Xammar, un directiu del Barça amb 15 anys i 8 mesos

En la formació juvenil d’un dels grans periodistes catalans hi ha el pas pel FC Barcelona de la mà del seu cap, l’empresari i ‘sportman’ Bartomeu Terrades

Eugeni Xammar

El 17 de setembre del 1903 els socis del Futbol Club Barcelona, reunits en junta general al Gimnàs Solé, escollien per majoria de vots una nova junta directiva encapçalada per Arthur Witty Cotton com a president. La resta de la junta eren George Meyer (vicepresident), Josep Llobet (tresorer), Josep Quirante (secretari), Bartomeu Terrades (vocal) i Eugeni Zamà [sic] (vicesecretari). La comissió esportiva la integraven Hans Gamper, Udo Steinberg, George Meyer i Bernat Lassaleta com a cap de material. La notícia, apareguda a Los Deportes del dia 27 de setembre del 1903, no té res d’estrany si pensem que en aquells temps els socis del club se’n fan per poder jugar a “ football ”, ja que és obligatori ser soci per practicar l’esport de pilota. I tampoc si mirem els noms de tots els integrants d’aquella directiva, tots ells jugadors en actiu i quatre dels quals ja havien format part de l’equip que el 1899 va jugar els primers partits del club. Però la sorpresa de l’article és un nom: Eugeni Zamà. Aquest personatge no figura en cap partit dels disputats pel primer equip del FCB aquells anys.

Los Deportes del 29 de novembre dona una explicació exhaustiva dels primers partits que es juguen en el concurs organitzat per l’Associació de Clubs de Barcelona, que esdevindrà el Campionat de Catalunya de Futbol, que jugaran 10 equips de la ciutat. Un cop acabat ens explica que fora de concurs se n’ha disputat un entre els quarts equips del Salut i del FC Barcelona, amb resultat final de 7 a 0 favorable al primer. En l’alineació d’aquell quart equip hi figura un tal Xammà. Igualment, amb data del 28 de febrer del 1904 i al mateix mitjà, apareix un partit jugat al Velòdrom de la Bonanova entre l’Iberia i el Català arbitrat per un tal Xammar. Recordem que en aquells anys era absolutament habitual que els jugadors arbitressin partits d’altres equips.

Fins aquí el que ens diuen les hemeroteques. ¿Podria ser que a Los Deportes del 17 de setembre haguessin escrit malament el cognom Xammar? El 1924, Daniel Carbó Santaeulària -un periodista que signava amb el pseudònim Correcuita- publica la primera història sobre el Futbol Club Barcelona. En el text descriu de manera fefaent els partits jugats pel primer equip del club i detalla les diferents assemblees i juntes directives que s’hi succeeixen. I confirma la sospita: Eugeni Xammar forma part de la junta directiva des del 17 de setembre del 1903 fins al 23 de setembre del 1904, quan s’escull una nova junta. Igualment, Albert Maluquer, en la seva Historia del Club de Futbol Barcelona, de l’any 1949, en la ressenya que fa de totes les directives que han passat pel club fins aleshores, ens inclou el nom d’Eugeni Xammar.

Un saltataulells de Barcelona

¿Eugeni Xammar, el periodista, corresponsal de La Veu de Catalunya i La Publicitat a Berlín, el col·laborador d’ El Be Negre i Ahora? ¿El treballador de la Societat de Nacions i encarregat de premsa de l’ambaixada republicana a Berlín i París? ¿El cronista internacional que va visitar el front britànic de la Gran Guerra, que va entrevistar, presumiblement, Adolf Hitler l’any 1923, que va visitar la Unió Soviètica amb el seu amic Josep Pla i que va retratar l’ascens del nazisme deu anys després? ¿Eugeni Xammar, directiu del Futbol Club Barcelona? ¿I amb només 15 anys i 8 mesos? Doncs sí. Al Fons Xammar de l’Arxiu Nacional de Catalunya es conserva una fotocòpia de l’acta de l’assemblea en què és escollit, redactada ja en català l’any 1903, i on el seu nom apareix perfectament escrit. Entre el periodista i el FC Barcelona hi ha, doncs, una estreta relació.

Acta directiva 1903

Eugeni Xammar i Puigventós neix a Barcelona el 17 de gener del 1888, l’any de l’Exposició Internacional que obre Barcelona al món. En morir el pare, la família es trasllada a l’Ametlla del Vallès, d’on provenia la nissaga. Hereu d’una casa arruïnada i sense futur, aviat es trasllada a la ciutat per guanyar-se la vida. El 2 d’abril del 1902 entra a treballar com a dependent -“saltataulells”- a l’empresa cotonera Sucesores de Buenaventura Brutau, una indústria tèxtil sabadellenca que tenia oficines i magatzem a Barcelona, en concret al carrer d’Aragó, just davant de l’església de la Concepció. L’empresa havia estat fundada per Bonaventura Brutau, avi matern del que havia estat segon president del FCB, Bartomeu Terrades i Brutau, i que en aquells moments gestionava l’empresa familiar juntament amb els seus oncles, Jaume i Bonaventura Brutau i Manent. L’empresa tèxtil havia tingut fàbriques també a Montcada i a Sant Jaume de Llierca, abans anomenat Palau de Montagut.

Nascut el 1874 i fill de Bartomeu Terrades i Mont i d’Àngela Brutau i Manent, Bartomeu Terrades i Brutau era l’únic home de quatre germans: l’Àgueda, la Maria Rosa, la Josefa i ell. De molt jove l’havien enviat a estudiar a l’estranger: a Mulhouse, Roubaix i Lilla, a França, i a Winterthur, a Suïssa, curiosament la ciutat natal de Gamper. A França ja havia jugat a futbol. Tenia un excel·lent francès, i un anglès i alemany prou fluids. A més del món tèxtil, va ser pioner en la construcció de màquines de corrent altern amb la constitució el 1911 de la societat anònima La Electricidad a Sabadell, juntament amb els seus oncles, Jaume i Bonaventura. Ja l’abril de l’any anterior havien constituït, tots tres, la societat Electra Brutau a Sabadell amb un capital de tres milions de pessetes de l’època. Estava casat amb Pilar Soler Julià, germana del doctor Joan Soler Julià, que va ser amb posterioritat vicepresident del club durant la directiva de Josep Sunyol, just abans de la Guerra Civil, i, un cop acabada, president de la junta gestora durant l’any 1939. Terrades va tenir deu fills. Era d’una família molt religiosa, com ho mostren les vinculacions de la mare i les germanes en molts dels actes eclesiàstics que es van celebrar a la ciutat durant molts anys.

Però Bartomeu Terrades va deixar un llegat impressionant a la ciutat. El seu pare, Bartomeu Terrades i Mont, havia comprat els solars compresos entre els carrers Diagonal, Rosselló, Roger de Llúria i Bruc. En morir el pare, i amb part del llegat que va heretar, va encarregar a l’arquitecte Josep Puig i Cadafalch la construcció d’un habitatge per a les seves tres germanes, totes solteres. I el resultat va ser la Casa Terrades. Construïda entre el 1903 i el 1905, l’anomenada popularment Casa de les Punxes és un edifici d’aspecte de castell medieval amb elements que recorden l’arquitectura gòtica europea. Evidentment, el nom de Casa de les Punxes ve donat per la gran quantitat d’elements punxeguts que conté la façana i la teulada. En aquesta casa -construïda tota de totxana vista-, a la banda de Rosselló hi ha un element decoratiu en forma de plafó amb la llegenda de sant Jordi i el drac amb la inscripció “Sant Patró de Catalunya, torneu-nos la llibertat”. El polític Alejandro Lerroux va arribar a dir, en veure la placa: “ Este edificio es un crimen contra la nación española ”. El cert és que el plafó va sobreviure al franquisme i a la dictadura davant mateix d’una comissaria de policia i del domicili de l’exalcalde de Barcelona José María de Porcioles. La relació entre Bartomeu Terrades i Josep Puig i Cadafalch no va acabar aquí. El 1904 li va encarregar una nova obra. La construcció del Mas Sobrevia o Granja Terrades al municipi de Seva, a la comarca d’Osona, i posteriorment el panteó de la família Terrades-Brutau al cementiri de Montjuïc.

En Bartolito i els amics

Eugeni Xammar recorda a les seves memòries “un jove de vint-i-cinc anys, Bartomeu Terrades (altrament dit Bartolito)”, i “dos joves companys -Pere Cabot i Eusebi Costa-, que tingueren una certa influència, certament, sobre les meves idees, les meves aficions i, per tant, sobre la meva vida mateixa”. Tots quatre treballaven a la mateixa empresa encara que amb càrrecs ben diferents. Cabot, nascut el 1877 i fill d’una família benestant originària de Can Cabot de Cabrils, una casa que encara avui es conserva, dedicats al transport naval i a l’explotació d’alzines sureres, company de batxillerat de Bartolito Terrades, treballava a Sucesores de Buenaventura Brutau com a encarregat de facturació. Simpatitzant de la Unió Catalanista i lector de La Renaixença, introdueix Xammar en el catalanisme -“Jo he romàs sempre i soc encara avui un home fidel als principis irreductibles de la Unió Catalanista”, escriurà seixanta anys després-, en les funcions d’òpera del Liceu, en el billar i en la pràctica esportiva. Amb el seu amic Terrades, Cabot era membre del FCB, el 18 de novembre del 1902 és qui signa els estatuts del club que es presenten al registre d’associacions del govern civil, i va ser l’encarregat de convèncer la mare d’Eugeni Xammar perquè financés les dues pessetes de quota de soci del Futbol Club Barcelona. Com hem dit anteriorment, en aquells anys inicials del Barça, la condició de soci era indispensable per poder jugar i, alhora, eren aquests socis jugadors els que formaven part de la junta directiva. “Presentat per Pere Cabot vaig ingressar al Football Club Barcelona pel gener de 1904, vaig jugar de mig dreta al tercer equip. La meva carrera esportiva fou poc remarcable, era víctima, cada dos per tres, d’uns enrampaments que no em deixaven continuar jugant, però la meva carrera política, en canvi, fou brillant: a la junta general del mateix any 1904 em van elegir vicesecretari de la junta directiva, mentre en Bartolito Terrades -el meu amo- s’havia d’acontentar amb un modest càrrec de vocal encarregat del material, un material que amb prou feines existia, puix que si és cert que els tres pals de fusta per construir la porta de gol eren de la nostra propietat, la rella i el picot que empràvem per a plantar-los eren propietat de l’amo de la casa de pagès que, a tres cents metres del camp, ens servia de vestidor”. Sens dubte es refereix al mas Can Sabadell, a prop de l’avui passeig Maragall on el FCB va tenir el camp anomenat d’Horta. Cabot mor el 28 d’agost del 1907 a causa del tifus, amb 31 anys i un fill. Havia deixat de jugar a futbol un cop casat, anys abans, ja que a la seva dona no li feia el pes que anés a l’Hotel Casanovas, el lloc on el FC Barcelona tenia el camp, ja que es deia que era espai de joc i amistançades.

Escrivint de memòria, sense el suport de documentació o papers de l’època -Xammar sempre va anar pel món lleuger d’equipatge, i no va conservar pràcticament cap carta ni document-, el periodista incorre en un lleuger error temporal a l’hora de situar el seu ingrés i participació al club, d’acord amb la documentació localitzada en hemeroteques. Com sabem, l’accés al càrrec de vicesecretari del FC Barcelona es produeix no el 1904, sinó pel setembre del 1903, quan un jove Xammar de 15 anys era elegit per portar a terme al club la mateixa feina de saltataulells que ja feia a l’empresa on treballava. En finalitzar aquell 1903 en què Eugeni Xammar pertany a la directiva el nombre de socis del Barça era de 253. En Bartolito, “l’amo” de Sucesores de Buenaventura Brutau, havia dut al club tres dels seus treballadors. Cabot al primer equip; Eusebi Costa, que jugaria al tercer, i Eugeni Xammar, al quart. Acabada la seva carrera esportiva per culpa de les rampes, Xammar abandona el club quan ja ni jugava ni hi exercia cap càrrec, i, per consell de l’altre company, Eusebi Costa, passa a dedicar les dues pessetes de quota que pagava al Barça a finançar la seva inscripció a l’Associació Wagneriana, fundada pel crític musical Joaquim Pena. “Futbolista ahir, melòman avui”, conclou Xammar. La vinculació juvenil de Xammar amb l’esport, però, no acaba amb el futbol. Costa és qui l’aficiona al joc de pilota, que el va fer habitual al Frontó Condal, al carrer Rosselló. La pilota basca era llavors un esport amb molta afició, i els frontons eren llocs on també se celebraven actes com el Banquet de la Victòria, organitzat per celebrar els bons resultats catalanistes a les eleccions municipals del 1905. Un cèlebre acudit sobre el banquet publicat a ¡Cu-Cut! va desembocar en els aldarulls militars en resposta dels quals -i de la llei de jurisdiccions que els emparava- es va constituir Solidaritat Catalana.

Encara hi ha una darrera vinculació de Xammar amb l’esport: l’any 1910, quan desertant de les obligacions militars el jove Xammar es trasllada a l’Argentina, ho fa amb una carta de recomanació de Josep Elias i Juncosa, esportista i periodista esportiu, director de Los Deportes l’any 1903 i redactor de La Veu de Catalunya amb el pseudònim Corredisses. Aquell viatge era l’inici de seixanta anys d’anar pel món, el títol que el nòmada Eugeni Xammar va donar a les seves memòries, publicades pòstumament l’any 1973.

Carta abierta a David Jiménez, editor en Chief at El Mundo

Sr. David Jiménez

No. Usted no ha cometido la mayor traición del fútbol como afirma en su titular. Usted sencillamente se traicionó a sí mismo. Traicionó a su forma de pensar a la vez que manifiesta claramente su poca o nula información sobre donde se mete. Me da igual si se ha hecho del Real Madrid, del Alcorcón o del Club Atlético Pinto. Me da absolutamente igual. Lo único que le agradezco, como socio del FC Barcelona, es que alguien que demuestra no saber absolutamente nada de este Club, diga que ha dejado de ser del Barça. Muchas gracias. Sabe, a mi me gusta más simpatizar y empatizar con gente con historias y maneras de pensar parecidas. De la misma forma que simpatizo más con el Celtic que no con los Rangers o con el Sankt Pauli más que con el Hamburgo, no entiendo que diablos le hizo ser del Barça. Que ahora lo deje lo comprendo mucho más.

Pero ahora que ha abandonado al Club de su infancia, permítame indicarle algunas cosas que sin duda debería usted haber conocido antes de simpatizar con el Club del que soy socio.

¿Se ha usted preguntado alguna vez porque en cualquier imagen de la Primavera Árabe, en cualquiera de los países, siempre asomaba algún miembro de las manifestaciones contra el poder de esos países vistiendo la camiseta azulgrana? ¿Vio alguno con la camiseta blanca inmaculada?

¿Se ha preguntado alguna vez porque el 28 de Diciembre de 1.975, cuando tan solo habían transcurrido 38 días desde la muerte del General Francisco Franco, el Camp Nou se llena de banderas catalanas en un Futbol Club Barcelona – Real Madrid?. La televisión, y no solo la española, están presentes. Banderas que se tuvieron que fabricar expresamente (no se encontraban en las tiendas) y que fueron introducidas en el recinto de manera semi-clandestina.

¿Sabe usted explicarse porque en el Camp Nou se perdían un montón de niños en cada partido? Permítame que se lo explique. En 1972 la Junta Directiva accedió a que por la megafonía se escucharan los mensajes en catalán. Era la única forma posible para que pudiera escucharse la lengua catalana.  Hubo tantas pérdidas de niños que el ministro de gobernación Garicano Goñi lo prohibió y hasta año y medio después no se volvieron a extraviar niños en el Camp Nou. Cualquier método era bueno para que se escuchara el catalán en el Estadi.

Y si vamos más atrás en el tiempo, siempre y durante el transcurso del partido, se escuchaba algún que otro “Visca Catalunya” en el Estadi. Y muchas veces claramente proferidos por mujeres. La policía, en caso de detención, era menos severa con ellas, el trato mejor y las multas menores.

¿Sabe usted que el Futbol Club Barcelona fue clausurado y le fue prohibida toda actividad en 1925? Se lo cuento porque veo va francamente flojo en esta materia. El 14 de Junio de 1.925 se homenajea en el campo de “Les Corts” a l’Orfeó Català. Sobre el terreno el Fútbol Club Barcelona y el Júpiter (equipo que en sus orígenes y también durante la II República y en la actualidad ostenta la bandera catalana en su escudo junto a una estrella de color azul de cinco puntas). Campeones de la Copa Catalunya y de España en primera y segunda categoría. Las autoridades de la dictadura de Primo de Rivera no conceden el permiso para ese encuentro por su “carácter reivindicativo de la lengua y de la cultura catalán”. A pesar de todo, la directiva encabezada por Joan Gamper decide que el partido se celebre. En el descanso, la Orquesta de la Royal Navy interpreta la “Marcha Real”. Abucheos y pitada. El desenlace, cierre de toda actividad del Club durante 6 meses (ya va siendo hora, 90 años después, de dejar de hablar de cierre del Campo). Clausura total del Club durante seis meses y expulsión del “territorio nacional” del Presidente del Club, Joan Gamper,  aunque en un primer momento se solicita la “clausura o disolución definitiva” (si quiere puedo adjuntarle documentos).

Desde su Madrid, y en concreto el diario ABC indicaba acerca de la pitada al himno “Y que el incidente no puede sorprender a nadie que conozca el carácter de este Club, tan político, por lo menos, como deportivo. Como jamás, pongamos por caso, se ha visto ondear una bandera española… ni se ha escrito un letrero en castellano, no tiene nada de extraño que a sus socios les parezca que sobra allí todo lo español”

¿Conoce usted que Hans Gamper, acabó muchos discursos con un “¡Visca el fútbol! ¡Visca la Pàtria!”? (Traducido al castellano por si desconoce la lengua catalana “¡Viva el fútbol!, ¡Viva la Patria!”)

Si hubiera leído los estatutos del que era su Club seguramente no se encontraría ahora en la tesitura de haber de dejar de ser del Barça. En su artículo 4 indica “Complementariamente, la promoción y la participación en las actividades sociales, solidarias, culturales, artísticas, científicas o recreativas convenientes y necesarias para mantener la representatividad y la proyección pública de que goza el Club en Cataluña y en todo el mundo, fruto de una tradición permanente de fidelidad y servicio a los socios, a los ciudadanos y a Cataluña”.

El FC Barcelona, por si lo desconoce, contaba en 2016 con 143.459 socios de los que tan solo 10.884 eran de fuera de Catalunya. Del resto del mundo, no del resto de España. Cuando en cualquier encuesta realizada en Catalunya los partidarios a la celebración de un referéndum superan el 70% de los encuestados, ojo la celebración no el voto por un sí o por un no, ¿de verdad le extraña a usted que el Club, claramente transversal, se manifieste abiertamente a favor de tal celebración?

Adaptando la frase Groucho Marx, me alegra saber que usted no desee ser del mismo Club del que soy yo. Y yo, francamente encantado.

FC Barcelona. El “seny” y la “rauxa”

Article publicat a “Football Citizens.com” el dia 6 de Febrer de 2017

Para seguir con el serial de las aficiones del fútbol español pedimos a Josep Bobé que nos ofreciera su particular visión del FC Barcelona. Como hasta ahora, quedan definidos los tres elementos fundamentales de un equipo: afición, aficionado y estadio. Culé, barcelonismo y Camp Nou, en su caso. El resultado son las siguientes líneas.

CULÉ

Al socio, al aficionado blaugrana, se le puede dividir de varias formas. Por un lado están los buenos y los “malbarcelonistes” desde tiempos inmemoriales. Estos últimos son los que discrepan y expresan su malestar con determinadas acciones que acomete la directiva de turno. Y ésta y los pesados periodistas en connivencia reparten los carnets de uno u otro bando según la dicotomía de críticos o acríticos.

También se pueden dividir entre tribuneros y el resto, igualmente distinguidos desde décadas atrás. La diferencia entre ambos estriba en que los primeros abandonan el campo entre 10 y 5 minutos antes de acabar el encuentro lo que equivale a ir al cine para largarte justo antes de saber si el maromo de turno se lía con la chica. Igualmente se distingue al tribunero en el vocabulario. Su insulto más grave se limita a un “tontu” o “burru” dedicado de igual forma al rival o al árbitro que al azulgrana que hierra un pase o dispara a las nubes.

La última división, ésta de hace poco, podría hacerse entre el que va a ver un partido de fútbol, y una especie aparecida recientemente de gente que va a practicar tablas de gimnasia sencillas que consisten en recorrer los pasillos entre asientos de un costado a otro, básicamente del “gol nord” o levantarse, cada pocos segundos, del asiento con los brazos en alto para inmediatamente volver a sentarse. Que digo yo que la famosa ola mexicana podría haberse quedado en el Azteca, que no es necesario importarlo todo.

BARCELONISMO

Entre 1909 y 1922 pasear los días en que había partido por la entonces calle Industria (hoy calle París) entre Villarroel y Urgell, proporcionaba una vista de traseros que hasta la llegada del destape con la transición no se ha vuelto a contemplar. Cientos de culos asomando a la calle en lo alto del muro que delimitaba la gradería de dos pisos existente. Como creo en la genética, estoy más que convencido que la fama de espectadores de teatro que tiene la afición barcelonista en su estadio se debe a lo precario que era mantener el equilibrio en esa posición y así, hoy en día, seguimos moviéndonos poco del asiento, salvo, eso sí, en las grandes ocasiones donde abandonamos el “seny” y aparece la “rauxa”, sea en forma de silbidos al árbitro, al equipo rival, al himno de la Champions o al himno del estado español; gritos de independencia; ondear de “estelades”; publicitar la asistencia al teatro e incluso alguna cabeza de cochinillo. A los que siempre han querido desligar política del deporte, si es que ello fuera posible, les recuerdo que hace ya 101 años que el catalán es el idioma oficial del club, que desde 1910 el escudo luce la bandera de Catalunya, que en 1920 el cuarto equipo del club adoptó oficialmente el nombre de “Separatistes” y que la memoria oficial del Club de ese año acababa con un “Som el FC Barcelona perquè som de Catalunya. Fem esport perquè fem pàtria”. Sí, la bandera catalana forma parte habitual del colorido del Estadi y del atuendo del socio y aficionado del Club que asiste habitualmente al campo.

CAMP NOU

Inaugurado el día de la Mercé, patrona de Barcelona, de 1957, debía llamarse “Estadi Joan Gamper” en honor al “fundador” del Club pero el franquismo lo impidió y se decidió que se llamara “Estadio del Club de Futbol Barcelona” aunque todo el mundo se refería a él como “Camp Nou” en contraposición al “vell” campo de Les Corts. En 1965 la junta de Llaudet convocó una consulta a los socios para determinar el nombre oficial y la opción ganadora fue la de “Estadio del C.F. Barcelona” frente a las de “Estadi Barça” o “Estadi Camp Nou”. Dio igual. La gente le siguió llamando “Camp Nou” hasta que por fin, en el 2001, una nueva consulta oficializó el nombre. Y eso que siempre hay quien le ha llamado “Nou Camp” erróneamente.

Con una capacidad inicial de 93.053 espectadores, tuvo su máxima aforo coincidiendo con el Mundial celebrado en 1982 con 120.000 localidades. Tras la remodelación efectuada en 1994 y la eliminación de todas las localidades sin asiento, el aforo se redujo hasta los 99.354 asientos siendo en la actualidad el segundo estadio con mayor aforo del mundo. Las medidas del césped son de 105×68 metros.

Pendiente, tras una consulta aprobada por los socios y celebrada el 5 de abril de 2014, de una remodelación general que afecta al estadio y a todo el entorno, que debía empezar en el 2017 y que ya se ha pospuesto un año más. Esta futura remodelación conllevará un nuevo nombre a la instalación para poder hacer frente al importe de la obra. Institucionalmente e incluso quizás a nivel periodístico será así. Pero los abonados, cada vez menos presentes en las gradas, eso es cierto, seguiremos yendo al Camp Nou y los socios y seguidores seguirán llamándole así. Mal iríamos si nosotros mismos usáramos otro nombre.

Aviso a visitantes puntuales: si no desean sentirse atracados, lleven el bocadillo y la bebida de casa.

 

 

Blau i Grana. Donant voltes als colors del Barça

Article publicat a “El Món” el 30-12-2016

Els colors blaugranes del F.C. Barcelona sempre han estat objecte de llegendes i controvèrsies des del mateix moment en què es publicaren per primer cop els colors que lluiria l’entitat, als diaris “La Vanguardia” i “La Publicidad”, el dia 15 de desembre de 1899, i on s’explica el contingut de la junta que es va celebrar el dia 13 de Desembre, segona reunió fundacional del Club. Però en aquests articles es parla de vermell i negre i no de blau i grana (1). Quin és el motiu que porta a aquesta confusió? Cal senyalar que la junta es va celebrar en el local del “Gimnàs Solé”, seu al mateix temps de l'”Asociación Catalana de Gimnástica”, de la “Sociedad Los Deportes”, i de la seva revista del mateix nom que pretenia ser l’òrgan de difusió de totes les entitats esportives de la ciutat. La “Sociedad Los Deportes”, promoguda per Narcís Masferrer, comptava entre els seus membres amb Francisco Solé, propietari del gimnàs, Alfredo Maristany, Gaston Hegenlheimer, nomenats socis d’honor del FCB al desembre de 1900, Carles Pujol i Alfert i un suís anomenat Walter Wild, monitor de gimnàstica. A la revista hi col·laborava un altre suís arribat a finals de 1898 a la ciutat: Hans Gamper. Si pensem que tots ells formen part del grup dels primers socis que té l’entitat, que Wild és el primer president del Club, que Pujol és anomenat entre els primers dotze apòstols i que en Gamper és el capità de l’equip és fàcil deduir que els periodistes van pensar que els colors que vestiria el Club serien els mateixos que els de “Los Deportes”, que tot just una setmana abans havia escollit, en junta, el vermell i negre com a colors de la “Sociedad”. S’hauria d’esperar precisament a l’exemplar de la revista, del dia 17 de Desembre per a llegir en relació al Football Club Barcelona que “los colores que usará esta sociedad serán el azul oscuro y encarnado a rayas perpendiculares” (2).

Cal esperar el 1924, amb motiu dels actes del 25è. Aniversari de la fundació del Club perquè, Narcís Masferrer, present a les juntes fundacionals del Club ens parlés dels orígens dels colors. A “La Vanguardia” el 29 de novembre de 1924 hi escrivia: ” Se trató extensamente del nombre y colores que adoptaría el club, quedando acordado, como título de la sociedad el de Football Club Barcelona y los colores los azul y grana, que son, sino estamos equivocados, los mismos del F.C. de Basilea, al que ha pertenecido hasta hace poco el ex campeón suizo Hans Gamper, nuestro estimado amigo” (3). Aquest article va estar el que va donar les primeres pistes sobre la fundació del Club encara que amb posterioritat s’hi han detectat nombrosos errors com el fet de parlar-nos d’una sola reunió fundacional quan ara sabem que en van haver-n’hi dos. Però el cert és que la teoria dels colors del FC Basel va ser una de les que va tenir més bona acollida fins i tot per part del mateix Club. Però el fet és que Gamper havia jugat en quatre diferents equips a Suïssa. El “F.C. Excelsior”, vestia de blanc, entre 1893 i 1895, del que és capità, i el “F.C.Zurich”, de blanc i vermell fins al 1909 que canvia a blanc i blau, escisió del club anterior i del que és fundador el 1896 i on juga fins al 1897 un total de 17 partits sent també capità, són els dos Clubs on més juga. Esporàdicament també ho fa en el “FC Excelsior Winterthur” on juga 1 partit marcant 4 gols i en “FC Basel”, en dues ocasions, el 29-3-1896 i el 15-11 del mateix any, en els dos primers partits internacionals d’aquest Club. Cal ressaltar que en aquella època es podia pertànyer a equips diferents i en Gamper canvia a mesura que la feina el du a diverses ciutats. No té massa lògica per tant que a Barcelona triés els colors de l’equip on hi havia juga molt poc en comparació amb els de Zurich (on residia) ni amb el de la seva ciutat natal (Winterthur).

¿Per quina raó Gamper, president en aquell moment del Club o Witty, quart president del Club entre 1903 i 1905, i sempre vinculat a l’entitat, integrant de la junta gestora de l’any 1953 després de la dimissió del president Marti Carreto, que va ser la que va signar el traspàs de drets de Di Stéfano al Real Madrid, no diuen res ni contradiuen la versió del Narcís Masferrer, personatge per cert present en la junta on es trien els colors?

D’altres teories com la del llapis, comú en aquella època en els comptables, de dos colors (blau i vermell), la de les faixes realitzades per la mare dels Comamala en els dos colors quan encara trigarien temps a jugar al Club, o la que ens parla que el Club de Polo va deixar els seus uniformes (en el primer partit del FC Barcelona contra el “Team Anglès” el porter és Juan de Urruela Morales, un dels fundadors del Club de Polo), sense tenir en compte que al polo tan sols hi juguen 4, han estat algunes més de les hipòtesis inversemblants, llançades al vent, fruit, segurament, de la imaginació.

Després, concretament a partir del 2009, ha vingut la teoria que els colors blau i grana tenen el seu origen en la maçoneria donat que un dels primers socis i tiet de Gamper, Emili Gaissert era col·laborador de Rossend Arús i Arderiu, fundador de la lògia Avant i que l’escut d’aquesta és vermell i blau a ratlles verticals (4). És cert també que els colors blau i grana coincideixen amb els colors del “Royal Arch Mason”, un dels graus elevats de la maçoneria que segueixen el ritual de York. Com anècdota cal dir, una de les marques que fabricava els llapis de dos colors blau i vermell esmentat, Faber, era propietat d’un reconegut maçó. I posats amb les coincidències cal dir que el llibre “De Hans Gamper a Joan Gamper, una biografia emocional” que el 2008 escriu la seva néta, Emma Gamper, va ser presentat a Barcelona a la Biblioteca de Rossend Arús, inaugurada el 1895 en el lloc on havia estat la casa particular del conegut maçó.

Ara, segons el Club, han optat per una teoria que exposen perfectament en el seu llibre “Barça Inédit” en Frederic Porta i en Manel Tomás. Segons aquesta, els colors blau i grana els aporten els germans Witty basant-se en els colors de l’equip de rugby de l’escola on van estudiar entre 1890 i 1895, el Merchant Taylors de Crosby (Liverpool). Una carta, datada el 27 de febrer de 1975 i dirigida a Frederick Witty, fill de Arthur Witty, per part de H.M. Luft, director de l’escola, corrobora aquest fet. Però, aquesta carta ja figura en el llibre escrit per Jimmy Burns, escriptor anglo-espanyol ja fa uns anys i titulat “Barça. A People’s Passion”(5). En ella es diu que probablement fou així però també ens parla que el 1885 es canvien els colors a xocolata i blau per a distingir-se dels del Waterloo Football Rugby Club, creat el 1881 i que ens diu que en la seva fundació juguen de vermell i blau fosc a ratlles tot i que a una fotografia d’aquest equip del 1900-01 s’hi observen ratlles blanques (6). Avui en dia, els del Waterloo, juguen de verd, vermell i blanc. Difícil discernir els colors en fotografies tan antigues i en blanc i negre. Per cert, el color marró encara està avui present a l’equipació de l’escola de rugby del Merchant Taylors School. Si partim de la base que Witty hi estudià entre el 1890 i el 1895 ell ja hauria jugat amb la nova combinació de colors, marró i blau, establerts 5 anys abans.

Pot ser, evidentment una bona teoria. Una més de totes les que hi ha. Una més de les hipòtesis que constant i cíclicament es fan sobre els colors blau i grana. Per això sorprèn la posada en escena des del mateix club d’aquesta teoria i de les paraules de Manel Gamper, nét del fundador: “És convenient que fem oficial l’autenticitat d’aquest fet, perquè així evitarem que qualsevol es pugui inventar les teories més peregrines. D’aquesta manera, no hauríem de parlar mai més de l’assumpte, perquè aquesta serà la versió oficial del Club.”

Perquè ens quedem amb aquesta i no per exemple amb la que diu un descendent directe de l’Otto Maier, i traslladada igualment per via oral, en què diu que els colors son escollits per ser els originaris de la senyera de Heidenheim (Alemanya), lloc d’origen de l’Otto? (7)

Al cap i a la fi, tots els esports que es jugaven entre equips en aquells temps (el polo, el frontó, el futbol jugat abans del naixement del FC Barcelona) es jugaven entre equips que vestien un de vermell i un de blau, i així sortia reflectit a la premsa d’aquells temps. El “team rojo” y el “team azul”. Així es diu ja en el primer partit del qual consta informació escrita i jugat el 1892 (8). I si parlem del primer equip que té el nom de la ciutat, la “Sociedad de Foot-ball de Barcelona” creat el 1893, i on hi ha jugadors que després integrarien el FC Barcelona (els germans Parsons, entre ells) val a dir que vestien de vermell amb pantaló blanc (9) i que tot i desaparèixer aquesta societat el 1896, els seus membres segueixen jugant amb el “Team Anglès”, igualment vestit de vermell, equip que a la segona reunió fundacional del Club, el 13 de desembre de 1899 es fusiona amb l’acabat de crear FC Barcelona de Gamper i Wild. No eren pas uns colors tan estranys.

Potser hauríem de pensar que, igual que passaria ara, no deixava de ser un grup d’amics, molt reduït en la seva fundació, que es posaven a jugar a futbol i s’havien de vestir de futbolistes.

NOTES I DOCUMENTACIO

1.- Article a La Vanguardia 15-12-1899

Article La Vanguardia 15-12-1899

2. Article a Los Deportes del 17-12-1899

Article Los Deportes 17-12-1899

3. Article a La Vanguardia del 29-11-1924

Article La Vanguardia 29-11-1924

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4.  Dibuix amb l’escut  de la Lògia Avant a la Biblioteca Arús

Dibuix amb l'escut de la Lògia Avant a la Biblioteca Arús

5.  Fragmen del llibre “Barça. A People’s Passions” de Jinny Burns

Fragment original del llibre de Jimmy Burns, "Barça. A People's Passion"

6.  Fotografia del Waterloo Rugby Football Club temporada 1900-01

Equip del Waterloo Rugby Football Club al 1900-01

7.  Correspondència amb descentents directes d’Otto Maier de l’any 2013

Correspondència rebuda de la besneta de Otto Maier al 2013

8. Article a La Vanguardia del 25-01-1895

La Vanguardia 25/01/1895

9. Equip de la “Sociedad de Football de Barcelona”

428

Pintar la història del color que toca

Article publicat al diari “Ara” el 29-12-2016

 

Dimarts el Barça va donar validesa a la tesi que els colors blau i grana provenen d’un equip anglès de rugbi escolar. / GETTY

Dimarts el Barça va donar validesa a la tesi que els colors blau i grana provenen d’un equip anglès de rugbi escolar. / GETTY

Des de l’endemà mateix de la junta en què es van escollir els colors del FC Barcelona, el 13 de desembre del 1899, aquesta tria ha sigut motiu de controvèrsia. Al cap de dos dies de la reunió s’anunciava a La Publicidad i a La Vanguardia que els colors serien el vermell i el negre -en comptes del blau i el grana-, segurament perquè els periodistes estaven confosos perquè es trobaven al mateix lloc i davant les mateixes persones que una setmana abans havien escollit aquests colors per a la Sociedad Los Deportes.

Un cop aclarit que els colors serien el blau i el grana tradicionals, vam haver d’esperar al 1924 perquè ens n’expliquessin l’origen. En aquest cas va ser en Narcís Masferrer, prohom de l’esport català, qui ho va fer donant com a versemblant la similitud de colors amb el FC Basilea, tot i que Gamper tan sols va disputar amb aquest equip un parell de partits esporàdics. No va caure en el fet que havia sigut capità del FC Excelsior i capità-fundador del FC Zuric, que vestien de blanc i blanc-i-vermell, respectivament, i per tant se’ls hauria de suposar una vinculació més gran.

Amb sorpresa, hem vist com el club, fa un parell de dies, dóna validesa al que podria ser una nova entrega, però que ja data del 1975. És la que ens parla que els colors provindrien de l’equip de rugbi del col·legi anglès Merchant Taylors. És una teoria ja desenvolupada fa anys en el llibre Barça. A People’s Passion, de l’escriptor Jimmy Burns, i que recullen esplèndidament Frederic Porta i Manel Tomàs en el seu Barça, inèdit. I sorprèn precisament pel temps transcorregut. Per què s’ha esperat quaranta anys per fer-la pública? Quina ha sigut la raó? Per què Hans Gamper, president del club el 1924, no va sortir al pas de la informació que donava Masferrer a La Vanguardia? Per què Arthur Witty, quart president (1903-1905), sempre vinculat al club i integrant de la junta gestora l’any 1953, després de la dimissió del president Martí Carreto, que va signar el traspàs de drets de Di Stéfano al Reial Madrid, mai va fer públic d’on provenien el blau i el grana?

De cop, sobta que ara es vulgui donar per tancat un dels grans enigmes: l’origen dels colors. Que en un moment en què, com mai, s’escriuen pàgines de la història del club, sigui precisament la directiva la que vulgui tancar aquest tema quan no s’ha significat especialment per l’interès en la història. Perquè si, com diuen, hem de fer cas de la història familiar oral, ¿què els haurem de dir als descendents d’Otto Maier, un dels 12 fundadors, que diuen que els colors provenen de la senyera de Heidenheim, lloc d’Alemanya d’on era originari?