Ponència a l’Ateneu Barcelonés en el marc de la tertulia “Ateneu i Esport”

Ponència en el marc de la tertulia “Ateneu i Esport” feta el dia 18 Setembre 2017 amb el títul

Resultat d'imatges de josep bobe ateneu i esport

Molt bona tarda a tothom,  moltes gràcies per la vostra assistència, i en especial a l’Ateneu Barcelonés, al Miquel Angel i al Xavier, per a convidar-me a aquesta tertúlia.

La idea d’aquesta és parlar sobre els inicis del futbol a Barcelona i de la fundació del Club que porta el nom de la ciutat i mai a l’inrevés, com ja va quedar prou clar en el seu moment.

Les primeres notícies que tenim del futbol a Barcelona són de finals de 1892, concretament d’un partit jugat entre membres del Club de Regates a l’hipòdrom de Casa Antúnez, a un horari tan poc habitual com les vuit del matí. Els jugadors eren anglesos i escocesos a qui, a poc a poc, s’hi van anar afegint alguns catalans. Jugadors que arribaven fins allà en les seves embarcacions  que deixaven a la platja. Parlem d’uns anys on els corrents higienistes propugnen la pràctica a gran escala de l’esport i en particular dels que es practiquen a l’aire lliure com el tenis, el ciclisme, l’atletisme, el rugbi o el futbol. I també parlem d’anys on la mentalitat espanyola, sempre al dia i avançada, ens deixa joies com la publicada el Març de 1894.

“Aquí no han logrado aclimatarse tampoco ciertos juegos, que en Inglaterra gozan de gran favor y empiezan a implantarse en Francia, que requieren mucho movimiento, mucho brazo y mucha pierna, mucho cansancio en una palabra, y de los cuales el que más prestigio tiene es el Foot ball. Años atrás un higienista inglés lo recomendaba con mucho encomio: días atrás una Revista médica londinense apuntaba sobre ese juego tan en boga y sobre sus consecuencias.

Resultados verdaderamente encantadores y que evidencian las inmensas ventajas físicas que de aquel juego británico puede sacar la juventud. Un ejercicio que en el espacio de seis meses arroja una liquidación de 31 piernas rotas, de 16 brazos fracturados y de 20 difuntos, sin contar otras menudencias, constituye a todas luces una diversión excelente y propia como ninguna para mejorar las condiciones de una raza. Ya me imagino la espontánea alegría con que después de una partida de foot ball dirán los campeones: nos hemos divertido en extremo y todo ha ido muy bien; no hubo más que una clavícula rota, dos piernas fracturadas y un brazo dislocado… el pobre Williams se quedó allí patas arriba; pero lo que se divirtió el chico antes de morir, no puede uno figurárselo”.

D’aquesta forma es veia el futbol en aquells temps.

Entre 1892 i el 99, amb més o menys fortuna, es van succeint diversos partits a la ciutat entre uns equips que vestien, i m’agradaria ressaltar això, un de blau i l’altre de vermell de la mateixa manera que ho feien en altres esports com el frontó o el polo. Qui hi jugava en aquell esport tan perillós? Anglesos i escocesos en la gran majoria, ciutadans d’aquella Barcelona que començava a construir ferrocarrils, línies elèctriques, empreses tèxtils i un gran port, i que no feien res més que reproduir, a la nostra ciutat, els costums del seu país. Potser els partits més importants, jugats durant aquells anys, són els que enfrontaren a la “Sociedad de Football de Barcelona” i a l”Asociación de Football de Torelló” de la colònia Borgonyà a finals de març i primers d’abril de 1895 i que són els primers partits de què es té constància jugats per equips de diferents poblacions.

Situem-nos ara a finals del 1898. Un  jove, provinent de Suïssa, que en aquell moment té vint-i-un anys, arriba a Barcelona. En el seu currículum esportiu figura que ha jugat en quatre equips de futbol del seu país (l’Excelsior, el Winterthur, el Basel i el Zuric), ha fet curses de bicicleta, curses a peu (precursores del que seria l’atletisme) i jugat a rugbi a Lió. Professionalment ha treballat com a comerciant i a la ciutat francesa treballarà per a Creditt Lyonaisse. A la vegada fa de corresponsal de premsa, per a diversos mitjans de Suïssa, de tema esportiu. Un cop aquí, i escassos dies després de la seva arribada, es posa en contacte amb “Los Deportes”, on col·labora i comença la història que qui més qui menys coneix. Un Gamper que explicarà, en les seves corresponsalies a Suïssa, que aquí gairebé no es practica cap esport  físic a l’aire lliure tret, i així ho diu, del llançament de pedres i exercicis de peses.

I arribem al 22 d’Octubre del 99 quan, a “Los Deportes”, apareix un  anunci on Hans Gamper, no oblidem, com diu el mateix anunci, company de la secció de FootBall de la “Sociedad Los Deportes”, demana aficionats en aquest esport.  El 19 de Novembre, surt de nou un anunci semblant on, a més del nom de Gamper apareix el de Walter Wild, suís i no anglès com s’ha dit molts cops i que serà el primer president del Club, on se’ns informa que la feina d’organitzar una societat de football està ja molt avançada, a la vegada que, aquella mateixa tarda, es jugarà un partit a l’Hipòdrom entre els que han respost a la convocatòria.

Així el 29 de Novembre, tenim per fi la data de la primera fundació del Club on els dotze apòstols coneguts funden el FC Barcelona. Gamper, Terrades, De Ossó, Wild, Kunzli, Maier, Ducay, Cabot, Pujol, Llobet i els germans Parsons. 3 suissos, 1 alemany i 6 catalans que serien 8 si afegim als germans Parsons, anglesos però ja nascuts a Barcelona. Per tant, res de Club fundat per estrangers. Si parléssim d’un partit, el resultat seria de 8 a 4. És en aquesta reunió en què es forma la primera directiva, amb Wild de president i Gamper com a capità i s’escull el nom del Club.  Dies després, el 8 de Desembre es juga el primer partit al Velòdrom de la Bonanova contra un equip format per jugadors anglesos residents a la ciutat. La informació de què disposem ens diu que es juga amb tan sols 10 jugadors i entre els quals hi ha dos que mai més jugaran cap partit. Schilling i Kunzli. El primer, propietari d’una armeria al carrer Ferran, que té 40 anys i l’altre un suís de qui no se sap res més d’ell a Barcelona. Ara sabem, però, que Kunzli retorna abans de final d’aquell any a Suïssa i que jugarà sovint amb el FC Zuric. Cal notar també que en aquest partit hi juguen també dos jugadors (Urruela i Lomba) que immediatament deixen de jugar amb el FC Barcelona per fer-ho en el Català, club sortit del Gimnàs Tolosa.

El 13 desembre, es produeix una nova reunió fundacional on s’integren part dels jugadors que havien format amb l’equip anglès i s’estableixen els colors que vestirà el  club i l’escut de l’entitat, pel que s’adoptarà  el mateix de la ciutat. Igualment es nomena una nova directiva per tal d’incloure a jugadors del Team Anglès com els Parsons i en la que tan Wild com Gamper continuaran amb els seus càrrecs. Igualment s’estableix la quota a pagar pels socis que serà de dues pessetes mensuals.

Al final del primer any ens trobem que el FC Barcelona juga ja en un camp que no ha de compartir, el de l’Hotel Casanovas, un camp desconegut per molts, arregla un segon terreny de joc al mateix indret,  forma ja un segon equip i té un total de 51 socis. Un any que ha donat molt de si. S’ha barallat amb el Català per la utilització del camp del Velòdrom de la Bonanova i posteriorment amb l’Escocès i l’Hispània per reglamentació, fet que porta al fet que la primera assemblea del Club sigui extraordinària just quan el Club té tan sols 4 mesos de vida. Primera assemblea i extraordinària i no és una assemblea qualsevol. Gamper renuncia a seguir com a capità de l’equip i a qualsevol càrrec fins al punt que desapareix de les alineacions habituals. Igualment, dins el Club hi ha les primeres disputes quan en Lluis de Ossó és partidari que el Club jugui tan sols amb jugadors catalans, cosa que finalment aconsegueix en un partit, precisament el primer que es jugarà contra la Sociedad Española de Futbol que serà l’embrió del, anys després,  Espanyol a finals del 1900.

Fins aquí la història explicada i que he intentat documentar en el llibre. Una història bàsicament redactada quan el FCB celebra els seus 25 anys de vida. I una història explicada, la majoria de cops, per personatges, com Daniel Carbó, en Correcuita de la Veu de Catalunya, o Narcís Masferrer, autèntics devots de Gamper i que s’ha mantingut com a dogma de fe. És curiós destacar que, ja en el primer any i en un futbol acabat de néixer, la premsa ja es posiciona clarament per un equip o altre. Així “Los Deportes” ho fa pels blaugrana mentre La Vanguardia ho fa pel Català nascut en el Gimnàs Tolosa del carrer del Duc.

Però la història no és tancada, mai ho és del tot i sempre ens poden sortir sorpreses. Un exemple. Sempre vàrem creure que les fotografies que ens mostraven el Gimnàs Solé pertanyien al lloc on s’havia fundat el Club. Ara sabem que no és així. Aquell Gimnàs Solé era el de finals dels anys 10 i que estava situat  on avui en dia hi ha el col·legi de Notaris quan el de la fundació estava en el que avui en dia és la rebotiga dels tancats Almacenes El Indio. Uns 30 metres més avall d’on hi ha situada la placa commemorativa en el carrer Montjuïc del Carme.

Sabíem els noms dels fundadors però desconeixíem qui eren la majoria d’ells. Ara sabem que hi havia molts vincles entre els fundadors. Que Gamper, Wild i Kunzli haurien coincidit a Suïssa, al FC Zúric. Que segurament Gamper havia coincidit amb Terrades al Wintherthur o quan varen jugar contra el Mulhouse. Que Bertomeu Terrades, “Bartolito” com l’anomena Xammar en els seus articles, i Cabot eren amics i que Cabot treballava, quan volia i li anava bé, per a en Terrades a l’empresa tèxtil. Que Maier i Ducay eren inseparables i que Ducay seria fins al final de la seva vida l’advocat de la família i empresa del Maier. Que De Ossó freqüentava i escrivia a “Los Deportes” i que Pujol era membre de la directiva d’aquesta organització. Que Llobet, De Ossó i Cabot pertanyien al Club de Regates i competien a cops plegats. No, no eren, per tant, 12 desconeguts que s’havien trobat per l’anunci aparegut.

Però a la vegada també ens queden moltes preguntes per a respondre.

D‘on venen els colors? El 1924 en la primera referència que es coneix sobre el tema, Masferrer ens diu que creu, en cap cas ho afirma, que era pels colors amb els que en Gamper havia jugat amb el Basilea. Estrany quan tan sols va jugar 2 partits i és amb el Club suís amb el qual té menys relació. Tenim també la teoria de la faixa feta per la mare dels Comamala, inversemblant si pensem que trigaran encara uns quants anys a jugar amb el Club, la del llapis de colors, la que ens els enllaça amb els colors de la lògia maçònica Avant a la qual pertanyia l’oncle de Gamper i col·laborador de Rossend Arús. O la de que fos la del lloc originari de Maier a Alemanya (cosa certa, aquesta sí). Ara, el Club ens diu que per tancar-la creuen una versió que va córrer l’any 1975 i que ens diu que són els colors amb els quals els germans Witty havien jugat a rugbi a Anglaterra. Els del Merchands Taylor. Però en canvi aquests vestien des de 1885 de color marró fosc xocolata i blau per a distingir-se de l’equip rival que jugava de verd i vermell. ¿Per què voler tancar-ho així, en fals i des del mateix Club? ¿Hi té res a veure els Witty i el seu cognom per fer-ho? ¿Per què la primera notícia apareguda a la premsa es parla dels colors vermell i negre?, curiosament els mateixos colors que havia triat la “Sociedad Los Deportes” a finals d’Octubre d’aquell mateix any i no és fins al cap de tres dies on es parla del blau i grana i precisament a “Los Deportes”?

I parlant dels Witty, ara, també des de la web oficial del Club en un article sobre ells ens diuen que l’Arthur tenia el carnet de soci numero 2. I sí, és veritat que té aquest número de carnet però al 1916, quan la immensa majoria dels fundadors ja no figuraven en el Club per diverses causes. Però mai en els primers anys. El que tenia el número 2 uns anys abans era Bertomeu Terrades i això està al Centre de Documentació del Club. ¿Perquè de cop aquesta voluntat de “promocionar” el nom dels Witty des del Club quan no els hi ha cap necessitat de fer-ho? Cal remarcar que en el primer llistat de socis que es coneix, de 1912, 5 dels fundadors ja no figuren com a socis (Cabot per mort, Kunzli, Wild i Parsons per haver marxat de Barcelona i De Ossó, únic que abandona el Club sense causa aparent).

¿Quina importància te “Los Deportes”, societat creada i amb la idea d’aglutinar sota el seu paraigua a totes les entitats esportives del país? ¿Per què dins els fundadors hi figura algú com Carlos Pujol, que mai jugarà cap partit amb el FC Barcelona però que és el secretari de “Los Deportes”?

¿Quina importància real te Gamper en la fundació del Club i els seus primers anys més enllà de figurar el seu nom en l’anunci de “Los Deportes”? ¿Perquè plega, al cap de quatre mesos de la fundació, de tots els càrrecs i s’allunya del Club fins al punt de no jugar uns quants partits? No és estrany si li resseguim el que fa a Suïssa on ha jugat en quatre equips diferents i on abandona l’Excelsior, d’on era capità per a fundar-ne un de nou,  el FC Zuric. Ens l’han presentat com un simple comptable de l’empresa de ferrocarrils de Sarrià però, ¿és així? Us puc avançar que hi ha algun detall que posa en  dubte  el que es diu sobre que arriba a Barcelona de passada per anar cap a Fernando Poo o Guinea per feina. Per una publicació Suïssa, on ell escriu, sabem que de Lió no ve a Barcelona sinó que torna a Zuric on juga algun partit. I que inesperadament, així se’ns indica, abandona Zuric per anar a Barcelona. La mateixa publicació, mesos després, ens parla de Gamper com a vicedirector d’una companyia ferroviària, curiosament construïda amb capital francès i amb Credit Lionaisse al darrera. ¿No és factible que fos aquesta societat qui l’enviés a Barcelona?

Com he dit abans, la història mai la podem donar per conclosa. ¡Hi ha tant encara per a esbrinar, resseguir i trobar!

Imaginem per un moment que el mateix Gamper hagués anunciat ja la creació d’un Club de Futbol a Barcelona més d’un mes abans de la reunió fundacional del Club, just dies després de la fundació de “Los Deportes i al mateix temps que sortia aquí l’anunci a “Los Deportes”. ¿Com ho hauríem d’interpretar? O que el mateix Gamper en una crònica ens anunciés que Urruela, el primer porter del FC Barcelona, havia ja jugat 3 anys a Anglaterra o que en el primer partit tan sols jugaren 9 jugadors i no 10 com s’ha dit fins ara.

Segurament les noves dades ens farien reescriure una part primordial de la història del Club i per descomptat, els qui tingueu el llibre, deixar-lo en el racó de les antigalles.

Moltes gràcies a tots

L’ORIGEN DEL FUTBOL A OLOT LLIGAT AL FC BARCELONA

Al Juliol de 1912 es fundava a Olot la societat “Olot Deportivo”. Però des del 1901 hi ha constància que a Olot existia una bona afició a la pràctica del football tal com assenyala el setmanari “Los Deportes” del 8 de desembre de 1901. “En Olot se nos dice se está formando un Club que cuenta con un gran número de adeptos”. Res més se’n sap si es va arribar a formar o no encara que l’any 1906, Udo Steinberg, jugador del FC Barcelona que havia estat qui havia marcat els dos primers gols de la història contra el Madrid FC, i president, en aquells moments de l’Associació de Clubs, amb la intenció d’unir als clubs de foot-ball existents al llarg de la costa mediterrània per la facilitat de comunicació, menciona entre altres a un possible Club d’Olot en un comunicat del qual es fa ressò “Los Deportes” del dia 10 de Novembre. “Mi proposición es unir los Clubs de Foot-ball que fácilmente se comunican por la línea ferroviaria de la costa del Mediterráneo y por este mismo. No se necesita precisamente un campeonato del Mediterráneo; pero si una autoridad para reglamentar los partidos entre los pueblos vecinos para facilitar matches entre los Clubs más distantes y para crear fiestas periódicas en los varios Centros de Sports, dándolas importancia bajo los auspicios de una entidad competente.” Els Clubs convidats eren: Club de Aguilas (Alacant), F.C. Barcelona, F.C. Catalá, Salud. S.C., X F.C., Vilafranca, Badalona, Castelló, Maó, Olot, Palma, Sabadell, Terrassa i València.

Olot era, als voltants de 1910, lloc d’estiueig habitual de les famílies acomodades de Barcelona. Industrials i professionals liberals passaven allà les vacances amb el que es va crear una colònia d’estiuejants força important. D’aquí el nom de “La petita suïssa catalana” amb què se la coneixia. Entre elles hi havia la família Peris de Vargas, un dels seus membres, en Joaquin, fill del també militar Joaquín Peris Soriano i de Clotilde de Vargas de Rojas era militar de professió i ja havia estat destinat a Olot des de 1902. Nascut a Cuba (12-12-1879), era el gran de set germans (un d’ells va morir de petit): Agustín, Enrique, Lisardo, Clotilde i Carmen. Els quatre germans homes van ser tots ells destacats esportistes i vinculats al FC Barcelona, fundat a les acaballes de 1899 a Barcelona. Tots quatre van ser-ne socis i van arribar a jugar algun partit amb el Club de la Ciutat Comtal. El més conegut és Enrique Peris (Barcelona 1855-1953) que va començar a jugar al FCB a la temporada 1906-07 i on va estar-s’hi fins a la 1916-17 jugant com a migcampista i extrem. Va disputar un total de 308 partits amb la samarreta blaugrana i va guanyar els Campionats de la Copa d’Espanya dels anys 1910, 1912, 1913 a més de cinc Campionats de Catalunya i quatre Copes dels Pirineus. Destacat atleta, va competir amb bons resultats en els 100 m llisos i el salt de llargada. Lisardo va jugar al FCB entre 1909 i 1913 com a porter, jugant un total de 25 partits. Destacava també en l’atletisme, com el seu germà, especialment en salt de perxa. L’Agustín, tot i jugar dos partits amb el FCB, va iniciar-se en el futbol amb el Català FC encara que ràpidament va traslladar els seus dots esportius cap el beisbol on va ser un dels introductors d’aquest esport a Espanya i va ser el primer president de la Federació Catalana des de 1929 a 1939.

El 1912, Joaquin Peris de Vargas era vicepresident del FCB en la presidència de Hans Gamper. La seva bona relació, era padrí del segon fill del fundador del FCB, van fer que Gamper formés part de la colònia d’estiuejants de Barcelona que passaven les vacances d’estiu a Olot juntament amb un altre suís, Udo Steinberg, I aleshores van fer el mateix que havien fet a Barcelona. Crear una societat esportiva. El 9 de maig de 1912, Mundo Deportivo publicava “En la villa de Olot se va a constituir una sociedad que se titulará “Olot Deportivo”, cuyos principales componentes pertenecen a la colonia veraniega, habiendo sido encargados de redactar los estatutos y reglamentos, la ponencia formada por los señores Batlló (hijo), Dr. Clará y capitán Peris. En el campo social se construirá una pista para patinar, dos para tennis, una para bicicletas, campo para foot-ball y un stand para tiro.
Al efecto de que el Ayuntamiento pueda ensanchar el Paseo de San Roque, donde estará situado el citado campo, el Sr. Batlló ha cedido el terreno necesario, cuyo generoso rasgo ha sido muy alabado.”
I el dia 6 de juny el mateix diari rematava la notícia “Olot Deportivo. Este es el título de la simpática sociedad que se ha fundado en la ciudad, cuna de artistas, y que tenemos la seguridad, dados los valiosísimos elementos que la integran, se dará a conocer muy pronto en el mundo del sport, como una de las más potentes.
Para organizar todo lo concerniente a los concursos de Tennis, Tiro y Football que se celebrarán durante las fiestas de la inauguración oficial, se ha nombrado una comisión mixta compuesta de seis personas, tres de ellas por la colonia veraniega: los Sres. Batlló, Clará y Peris, las otras son personas de mucho arraigo en la población, los Sres. Puig, Palucía y Serra. Dicha comisión nos consta será asesorada por persona de tantos prestigios como el Sr. Gamper, quien mañana viernes sale con dirección a dicha ciudad, donde pasará el verano.”

Aquell any 1912, el 18 d’Agost, a la publicació “Vitalitat” ens parla d’una reunió mantinguda la setmana anterior al “Círculo Olotense” per a parlar de la construcció d’un camp d’esports i de l’inici dels treballs. “Hem vist ab gust que la reunió tinguda la setmana passada en el «Circulo Olotense» relativa a la construcció d’un Camp d’Sports, de la que donàvem compte en nostre darrer número, hagi tingut com a consecuencia inmediata el comensament de les obres pera que per les properes festes del Tura puguin inaugurarse ja algunes seccions de les moltes que segons tenim entès se compondrà…Dilluns passat comensà a trevallarhi una brigada d’una trentena d’operaris”. El mateix dia que això sortia publicat es celebrava la Junta Directiva de la societat “Olot Deportivo” que va quedar nomenada de la següent forma segons consta a la mateixa publicació amb data de 31 agost. “President, Josep Joaquim Sacrest; Vispresident, Joaquim Peris de Vargas; Tesorer, Alfret Batlló Batlló; Contador-Depositari, Ramon de Roca y Bassols; Secretari, Joan Capdevila Corominas; Vis-secretari, Josep Clara Camps; Quefe material, Adolf Puig Revenga.
Ademés hi ha un vocal per cada un dels Sports següents: Patins, Josep Clara; Foot-Ball, Alfret Dorca; Tiro, Lluis Escario; Ciclisme, Jesús Sacrest; Tennis, Ramon de Roca, y Excursionisme, Carles Badia Malagrida”

El 12 de setembre de 1912 i durant quatre dies es celebraren les primeres festes de l'”Olot Deportivo” amb concursos de tenis en tres modalitats, tir al colomí, atletisme i foot-ball. Es considerà que l’esdeveniment va ser positiu per la vila ja que era una alternativa als correbous i a les escatulades (batalles campals de pedres).”Satisfechos pueden estar los fundadores de “Olot Deportivo” del éxito alcanzado por los primeros festejos por el mismo organizados y que en tan buen lugar colocan a los olotinos.” Entre els resultats de les diferents proves cal remarcar la victòria d’Enrique Peris com a guanyador de la classificació general d’atletisme, la victòria a la final de la parella Gamper-Steinberg al campionat de tenis dobles masculins, la victòria de la parella Steinberg-Montserrat Vayreda a la prova de dobles mixtes davant de la formada per Gamper-Flora Plana i la de Udo Steinberg a la final individual masculina per 6-4,6-3,6-3 davant del Marqués Dos Aguas. El partit de football ens el descriuen així a “El Deber”, setmanari catòlic, el dia 21-9-1912:
“Al diumenge a la tarde se féu l’ínauguració del camp de foot-ball, ab un espléndit temps d’ estiu, jugantse un partit entre dos equips de Barcelona, un dels quals lluhía el uniforme del Club Oloti, ja que’1 jovent d’ aquí tot just comensa a apendre a jugar. Les llotjes y tot el voltant del camp estaven plenes d’ una concorrencia que no baixaría de 2.5oo persones, entre les quals s’ hi veya una lluidíssima representació de les principals families olotines y de la colonia estiuenca, aixís com també un nombrós grupo de Camprodón, arribat expressament ab automóvils.
Lluitaven pel Barcelona els senyors L. Peris, Armet-Sans, Leurmel, Bori, Ponsá, Fons, Rodríguez, Steel, Allack, E. Peris, y ab 1’escut de l’Olot al pit els senyors Reñé, Tudó, Urigar, Greenwell, Massana, Rositsky, Espelta, Alcántara, Berdié, Reñé, Vela.
Ab aquesta distribució de forces el partit fou molt igualat y fins en alguns moments dominaren els blanchs, donant lloch a bellissimes jugades per una y altra banda. La linia de mitjos «olotina» es realment formidable, com poques vegades s’ ha vist al Barcelona, y ab aquesta base el primer equip del Club Campió está en condicions de sostenir ben dignament el seu lloch entre els demés Clubs.
Els espectadors seguiren detingudament les incidencies del joch, aplaudint sovint les belles jugades y dirigint unánims alabances al Club que ha sabut organisar tan bella festa. Els equips quedaren empatats a tres tantos, entregant la Copa oferta per D. Tomás Recolóns en dipósit al Barcelona, fins que’s disputi en un segon partit definitiu.
El Sr. Vendrell oferí un rellotge al millór jugador, otorgantse per un Jurat an en Massana.
Per deferencia a les senyoretes d’ Olot, els jugadors barcelonins tingueren la galantería d’ oferir la sortida (kick off) a la senyoreta Sacrest.
Al vespre, «Olot Deportivo» oferí un sopar als forasters, sellantse l’amistat entre’Is sportmens de aquí y els del Barcelona. Els tres rams que adornaren la taula s’enviaren a la filia del alcalde y Sres. del president del O. D. Sr. J. J. Sacrest y den Gamper.”

A primers d’octubre d’aquell any 1912, el “Olot Deportivo” ja comptava amb dos equips per a poder disputar partits i a punt de formar-ne un tercer.
“Pera el joc de Foot-Ball s’han constituït dos teams BLANCS y BLAUS en la forma següent:
Blancs.—Porter D. Joan Capdevila. Defensas D. Jesús Sacrest y D. Ramón Roca. Mitjos, D. Lluis Girona, D. Joan Plana y D. Martirià Rigola. Devanters: D. Pere Visa, D. Josep Hostench, D. Narcis Homs, D. Adolf Puig y D. Pere Casas.
Blaus.~Porter D. Josep M.ª Barnadas. Defensas: D. Josep Rubió y D. Joan Seguí. Mitjos: D. Lluis Cantarell, D. Ignasi Coromina y D. Minerví Blas. Devanters: D. Ignasi Nicolan, D. Joan Dorca, D. Claudi Dorca, D. Emili Plantalech y D. Benet Ras.
Ademés s’està constituint un altre team de VERMELLS quins noms dels jugadors no publiquem perquè encara no estan ben determinats els càrrecs.”

El 17 de novembre de 1912 es jugava ja el primer partit contra un altre Club, el “Strong Football Club” de Girona, el més important en aquells moments a la ciutat del Ter, que es disputà al camp de l'”Olot Deportivo”. El resultat final va ser d’empat a 3 gols. Es va acordar una tornada pel dia 8 de Desembre a Girona. L'”Olot Deportivo” jugava el seu primer partit fora dels camps d’Olot. El trasllat costava dos rals per persona. El resultat final va ser de 2 a 1 favorable al Strong en un partit on els comentaris remarquen la duresa exhibida “que’ns recordà aquells altres Barcelona-Espanol, acabats ab honors de batalla campal.” Cal ressenyar que l’àrbitre del partit es va retirar a la mitja part perquè no es trobava en condicions. El seu relleu no va ser grat pel conjunt olotí havent de cercar un nou àrbitre per reprendre el partit.

S’havia format una important societat esportiva a Olot i amb ella el primer equip de la ciutat. En poc més de mig any havien celebrat ja els seus dos primers partits contra altres equips de diferent població. Com deia “El Follet” el 21 de setembre de 1912: Nada, senyors; Olot està de cara al progrés y si no s’atura, que ab l’ arrencada qu’ ha agafat no es pas probable, arrivarém molt enlaire. Olot, d’ aquí a deu anys, ningú’l coneixerà.

Col.lecció medalles otorgades 1912

Arxiu Peris de Vargas

El casquet dels campions

La tradició d’honorar els guanyadors amb una gorra brodada a mà era dels millors regals que es podien fer a un futbolista a principis del segle XX

Article publicat al Diari Ara el 15/07/17
  • Qui hagi vist fotografies antigues de Hans Gamper potser es deu haver adonat que, de vegades, surt amb un casquet al cap. També qui hagi visitat museus de futbol a Anglaterra, Escòcia o Irlanda en deu haver vist. Parlem d’un tipus de casquet determinat, no com les gorres que duien molts jugadors per protegir-se el cap de les costures de les pilotes i que clubs com el Madrid van introduir en la vestimenta esportiva. Són casquets o gorres que tan sols apareixen en fotografies de l’equip o de determinats jugadors. El cas és que el 2 de novembre de 1898, quan Gamper abandonava Zuric per establir-se a Barcelona, ja en tenia dos.

    Tal com recull el setmanari Schweizer Sportblatt del dia abans del seu comiat, Gamper havia jugat un total de 55 partits en quatre equips diferents del seu país natal: l’Excelsior de Zuric, on va començar i del qual va ser capità i encarregat de material (35 partits jugats), el FC Basel (2), el FC Wintherthur (1) i el FC Züric (17). D’aquest últim equip, format per exmembres de l’Excelsior, del FC Viktoria i del FC Turicum, Gamper en va ser un dels membres fundadors, i va ser designat capità però mai president, tal com s’ha dit alguna vegada. L’agost del 1898 va ser nomenat membre honorari del club, i aleshores Gamper ja tenia dos casquets: un de l’Excelsior, que li van donar el 1895, i l’altre del Zuric.

    Al setmanari Los Deportes del 22 de novembre de 1903, amb motiu de l’anunci de la retirada de Gamper com a jugador, s’hi pot llegir: “ Éstos y otros éxitos le dieron fama, siendo luego nombrado capitán del F.C. Excelsior de Zurich, el cual bajo la dirección de nuestro amigo llegó a envidiables alturas ganando casi todos los partidos en que tomaba parte; valiéndole tales victorias que el Comité del club le honrara ofreciéndole un casquete de campeón”.

    Una tradició del segle XIX

    Però, d’on ve la tradició dels casquets? El 30 de novembre de 1872 es jugava el que seria el primer partit de la història entre seleccions: Escòcia-Anglaterra. A partir d’aquell dia es convertiria en tradició a les illes Britàniques regalar a cada jugador que disputés un partit internacional un casquet, normalment fet de vellut i molts cops adornats amb una borla. Una tradició que, per cert, avui en dia encara es manté. La idea dels casquets va passar a Suïssa, però com que no es disputaven partits internacionals van introduir-los com a distintiu honorífic.

    Paul Haas, tercer president del Barça (1902-1903), i suís com Hans Gamper, introdueix per primer cop el costum dels casquets al club, al mateix temps que els carnets d’honor. La directiva distribueix quatre casquets d’honor. Els reben Hans Gamper, George Meyer, Emil Rudolf Gass i Arthur Witty, tres suïssos i un anglès. Aquest casquet que el club regala a Gamper seria l’últim que va rebre com a futbolista. Un casquet de vellut negre que durant molts anys va tenir penjat al seu despatx privat i que va tornar a posar-se el 25 de febrer de 1923 quan el club li va retre homenatge. Era el casquet reservat per als grans esdeveniments. “Diez años se habrá estado colgado y ayer, día de máxima solemnidad, volvió a modelarse sobre la recia cabeza de su propietario, mientras éste lanzaba el ‘tickoff’ de apertura. Durante otros diez años volverá el casquete de campeón a adornar la pared del despacho de Gamper. ¿Qué cambios hallará cuando pasado este tiempo salga nuevamente al aire, cubriendo, apenas, la cabeza de Gamper?” [ La Jornada Deportiva, 26-2-1923]. Malauradament, la pregunta del periodista no va poder tenir resposta, ja que Gamper va morir el 1929.

    Però el cert és que durant anys el Barça va repartir casquets de campió entre els seus jugadors. Els que han aparegut a la col·lecció de Peris de Vargas es remunten als anys 1910, 1912 i 1913. El primer va ser entregat als jugadors en un banquet celebrat al Restaurant La Terrasse, on van assistir entre 130 i 140 comensals. Després dels discursos del president del club, Otto Gmelin, i de Narciso Masferrer, va arribar el torn de Gamper, que quan va acabar va fer entrega dels casquets als jugadors. “[…] Feu present a tots onze, d’artístiques i riques gorres de campió, de vellut blau, galonejades d’or, ab les inicials del Club y la data y titol del Campionat… A seguit, el capità del equip senyor Wallace, digué lo fondament que agraia l’obsequi en nom de tots els companys, y quant agraía lo que era la major gloria que podia tenir un futbolista, que era un casquet d’honor” [ La Veu de Catalunya, 16-7-1910].

    Gamper va entregar els casquets l’1 de novembre del 1913 aprofitant el partit que contra el Madrid CF, que va acabar 7 a 0 a favor dels blaugranes. Durant el descans es van entregar les medalles als guanyadors del Campionat d’Espanya organitzat per la Federación Española de Clubs de Futbol i a la vegada Gamper va regalar els casquets de campió a cadascú. Renyé, A. Massana, Irizar, Bori, Castejón, Alcántara, Peris, Berrondo, Apolinario, Tarré, Castells, Forns, Oller i Berdié van ser-ne els afortunats receptors.

    Josep Samitier, un dels membres del que hauria de ser l’Olimp blaugrana -havia jugat 454 partits i havia marcat 326 gols-, anys després de la seva retirada recordava com el 1920, just un any després del seu debut, i després d’haver guanyat la Copa d’Espanya va rebre de mans de Gamper, en un banquet celebrat al Restaurant del Parque i davant de més de 500 comensals, el tradicional casquet de campions. “Aquell va ser el millor regal que vaig tenir al llarg de la meva carrera futbolística”, va dir.

    El bust original de Gamper no és al Museu del Barça

    L’obra, de Josep Llimona, es troba a Madrid, mentre que a les instal·lacions del club n’hi ha una còpia

    Article publicat al Diari Ara el 14/07/17
  • El 25 de febrer del 1923 se celebrava un homenatge a Joan Gamper al camp de les Corts. A la mitja part se’n va descobrir un bust, obra de Josep Llimona i Bruguera (Barcelona, 1864-1934), considerat un dels millors representants de l’escultura modernista del nostre país. Fundador amb altres artistes del Cercle Artístic de Sant Lluc, va ser nomenat el 1909 regidor de l’Ajuntament i vocal de la Junta de Museus, de la qual seria president en els períodes 1918-1924 i del 1931 fins a la seva mort. En aquesta etapa es va inaugurar el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC). Entre les obres de Llimona cal destacar El desconsol, el Monument al Doctor Robert, el Sant Jordi de l’Ajuntament de Barcelona i el Sant Jordi a cavall del Parc de Montjuïc. Mereixen també una atenció els seus dissenys de medalles, una de les quals representa la figura d’una dona sedent on apareix l’escut del FC Barcelona. El seu fill, Rafael Llimona i Benet (Barcelona, 1896-1957), es va dedicar a la pintura. Deixeble de l’escola de Francesc d’A. Galí, els seus temes se centraven bàsicament en els paisatges d’Olot, on la família estiuejava. ¿Però hi havia alguna connexió entre Josep Llimona, Gamper i el FC Barcelona?

    El juliol del 1912 es va fundar l’Olot Deportivo. Tot i que ja al 1901 es parlava que hi havia un gran nombre d’adeptes al futbol a Olot, i que el 1906 es mencionava un club de futbol al municipi, no va ser fins a l’estiu del 1912 quan es van redactar els estatuts del nou club en una ponència formada per tres membres de la colònia estiuejant i tres vilatans. Entre els forans, Peris de Vargas (aleshores vicepresident del FC Barcelona i futur president) amb l’assessorament de Joan Gamper, qui també passava els estius a Olot, coneguda en aquell temps com la petita Suïssa catalana. S’hi construiria un camp de futbol, dues pistes de tenis, una de patinatge i un estand per a la pràctica de tir. El setembre d’aquell any es van organitzar les primeres festes del club, on van participar en el torneig de tenis Gamper, Peris i Steinberg (jugador del FC Barcelona i autor dels dos primers gols al Reial Madrid en un partit), que va formar amb Maria Vayreda i Casabó en el torneig mixt; un campionat d’atletisme on van participar en diferents proves els germans Enrique i Lisardo Peris de Vargas i que va guanyar el primer d’ells, amb un dibuix de l’artista Josep Clarà de trofeu; i un partit de futbol entre dos equips del FC Barcelona.

    Josep Clarà i Ayats (Olot, 1878-Barcelona, 1958) va ser un altre escultor català. Instal·lat a París el 1900, va rebre la influència de Rodin en una primera etapa i va evolucionar cap a la tendència marcada per Aristides Maillol i que a Catalunya es batejà com a Noucentisme. Obres com La deessa, Repòs i Maternitat són bones mostres del seu art. A Olot, en el marc de l’Escola de Dibuix d’Olot, va conèixer Francesc Vayreda, que assistia a les classes de pintura del mestre Josep Berga i Moix i amb qui va establir una bona amistat.

    Francesc Vayreda i Casabó (Olot, 1888-1929) passava els hiverns a Barcelona, on amb 17 anys va entrar a formar part del Cercle Artístic de Sant Lluc. Un any més tard va entrar a estudiar a l’escola de Francesc d’A. Galí, on va conèixer Esteve Monegal i Ignasi Mallol, amb qui va tenir una forta amistat. El 1910 Vayreda els va convidar a Olot, on tots tres mantenien llargues tertúlies amb els germans Llimona. El 1911 es van traslladar a París, on Vayreda va coincidir amb el seu amic Clarà. Influït per Cézanne, Pissarro i Manet, tenia en les figures i els paisatges els seus temes preferents. A finals de maig del 1912, Clarà i Vayreda van tornar a Olot i a inicis de l’hivern es van traslladar de nou a Barcelona, on es van retrobar amb Mallol i Monegal. El 1917 Vayreda, que encaixava plenament en el que anomenem Noucentisme, es va casar amb Francesca Bofill, germana de la dona del seu íntim amic Monegal, i Mallol va fer de padrí de noces.

    Ignasi Mallol i Casanovas (Tarragona, 1892-Bogotà, 1940) es va traslladar de molt jove a Barcelona. Després del viatge a París amb Monegal i Vayreda es va instal·lar definitivament a Barcelona, on va dirigir l’Escola de Belles Arts, hereva de la de Galí. El 1917 va abandonar la ciutat, deprimit per la mort de Prat de la Riba, i va anar-se’n a Olot, on es va estar fins que, a la mort de Vayreda, es va traslladar a Tarragona. Els seus paisatges van canviar el verd dels boscos d’Olot pels camps i el mar. Va ser inclòs dins el Noucentisme, tot i que era més a prop de l’estilisme del paisatgisme postimpressionista. Estiu rere estiu, Mallol, Vayreda, els Llimona i Monegal van compartir estada a Olot i van fer que el seu centre de l’activitat pictòrica passés de Barcelona a la capital de la Garrotxa, on la casa pairal de Vayreda va ser lloc de reunió habitual dels artistes que feien vacances a la població.

    El cunyat de Vayreda i íntim amic de Mallol era Esteve Monegal i Prat (Barcelona, 1888-1970). Escultor, deixeble com els anteriors de l’escola de Galí i membre també del Cercle Artístic de Sant Lluc, va publicar articles teòrics a La Publicidad i altres mitjans i va fer dibuixos satírics a Or i Grana, on signava amb el pseudònim d’Emili Montaner. Monegal va evolucionar cap a un classicisme molt depurat, cosa que el va fer ser l’escultor més ortodoxament noucentista. Les seves obres se centraven bàsicament en nus femenins i retrats, la més representativa de les quals potser va ser la Dona que es pentina. El 1917 va abandonar la seva faceta artística, segurament tocat per la mort de Prat de la Riba, per dedicar-se al negoci familiar de perfumeria. Avesat totalment al món empresarial, Monegal va seguir aplicant el seu dot artístic als flascons, els embolcalls i la publicitat de l’empresa que amb el temps va esdevenir una important multinacional: Myrurgia. Allà va tenir com a soci el seu cunyat, Francesc Vayreda.

    Però, què tenien en comú tots aquests artistes amb el FC Barcelona? Segons les llistes de socis en poder dels hereus de la família Peris de Vargas, i que són les més antigues de què es té notícia fins ara, la temporada 1912-1913 tots ells eren socis del club: Josep Llimona i el seu fill Rafael, Josep Clarà, Francesc Vayreda i la seva germana Montserrat, Ignasi Mallol, Esteve Monegal i les seves germanes Mercedes, Asunción, Rosa i Teresa.

    El bust de Gamper, a Madrid

    No ens podem estranyar, doncs, que el bust de Gamper fos obra d’un vell conegut seu i que havia estat soci del club. El que sí que ens pot deixar astorats és que el bust, que tants anys va estar-se a la tribuna del camp, no sigui el que avui en dia podem contemplar al Museu del Barça, perquè el que hi ha no és sinó una còpia del de Llimona. L’original es troba en mans d’un col·leccionista privat de la ciutat amb un gran fons sobre el futbol. Millor dit, avui dia es troba al Museu de la Federació Espanyola de Futbol, amb seu a Madrid. Com va arribar a mans del col·leccionista és una incògnita que tan sols ens pot respondre ell o, en el seu cas, el club.

    Potser ja seria hora que el FC Barcelona mirés de recuperar-ne l’original. Els museus i centres de documentació han de gastar una part del que ingressen a mantenir i ampliar les seves col·leccions. Per cert, ¿el fons d’art del FC Barcelona està catalogat i convenientment inventariat? ¿Es coneixen totes les obres que hi ha? ¿Què se n’ha fet, de la museística que hi havia un cop s’han fet les diferents obres al museu?

    La táctica en el Foot –Ball. Hans Gamper

    Con la salida del semanario Stadium en 1911, Hans Gamper durante las nueve primeros números, escribió una serie de artículos sobre el football que he juntado en un solo texto.

    La táctica en el Foot –Ball. Hans Gamper

    El grado de perfeccionamiento á que ha llegado el foot-bal1, lo ha convertido de simple juego atlético, en una verdadera batalla, sujeta á sus especiales reglas de táctica y de cálculo, de cuya acertada aplicación depende hoy la fuerza decisiva de un equipo, y la superioridad del mismo tanto en el ataque como en la defensa.

    Esto nos mueve á publicar acerca de tan interesante tema para los aficionados al atlético deporte, una serie de consideraciones que irán apareciendo sucesivamente en forma de artículos cortos y que empezamos hoy con el presente.

     

         El ataque. – Aunque esté todavía muy en boga, en cuanto al ataque, el juego individual que aun entusiasma á cierta parte de público, que premia con aplausos una carrera desenfrenada, un pelotazo que vaya á las nubes, o una serie de regateos o driblings, á pesar de que el fracaso seguro siga casi siempre y fatalmente á una jugada personal; aunque se tenga. por buenos jugadores de foot-ball á aquellos que juegan como ciertos oradores hablan, esto es, para la galería, es lo cierto que cada día queda más arrinconado ese antiguo sistema de juego, y poco á poco se va comprendiendo el valor que tiene el juego de conjunto.

    La buena táctica en el ataque, es, pues, el secreto de la fuerza de los equipos de foot-ball. Ahora bien: ¿Cuáles son los principios generales que presiden una buena táctica en el juego de conjunto?

    En primer término el jugador ha de tener una decisión y una realización instantánea. No hay que vacilar nunca. Esta es una de las condiciones esenciales para el éxito. Por esto, pues, conviene desarrollar un juego rápido, lo más rápido que sea posible, á fin de producir un avance en tal forma que sea una sorpresa para el bando contrario la impetuosidad del ataque, sin confundir, no obstante, en este punto, la rapidez con la precipitación.

    Otra condición de principalísima importancia es la colocación. La colocación debe darla el capitán á cada jugador según sus especiales aptitudes, y designado uno para ocupar determinado lugar, hay que conservarlo siempre de modo que cada cual sepa quien ha de recoger la pelota cuando se pasa, y á quien corresponde apoderarse de ella cuando se recibe, evitando así en lo posible dos cosas igualmente lamentables que se observan en muchos partidos, como son: de una parte el que se pierda un pase por no estar colocado en su sitio el jugador que debía recibir la pelota, y de otra el que, también por defecto de colocación, dos jugadores de un mismo bando se disputen la posesión de la pelota entre si.

    Hay que tener en cuenta que la colocación en un bando de foot-ball equivale á la disciplina en los ej6rcitos, y que la fuerza de éstos se debe en gran parte á dicha condición. Por esto es preciso tener como una de las más esenciales condiciones para desarrollar un buen juego de conjunto, la de no abandonar ningún jugador el sitio que le corresponda, ocurra lo que quiera y en cualquier momento adverso ó favorable en que se halle el partido, Ello ha de ser una de las obligaciones por parte de los jugadores, en cuyo cumplimiento ha de poner más cuidado el capitán del equipo.

    El punto más Interesante, es quizás el de la táctica propiamente dicha, ó sea el sistema que se elija para practicar el ataque. Este tiene por objeto, como se sabe, el de forzar y pasar las líneas enemigas, para llevar el juego frente á la puerta contraria y conseguir tanto.

    Para lograrlo, se adoptan tres diversos sistemas de ataque: atacar por el centro; atacar

    por las alas, y, finalmente, ataque de toda la línea en conjunto.

    Cada uno de estos sistemas de ataque merece un estudio especial, y ello será objeto de exposición en el próximo artículo.

    …………………………….

        El ataque. – Se decía al terminar el artículo anterior, quo los métodos de ataque á seguir eran tres: ataque por el centro o de concentración; ataque por las alas, á modo de movimiento envolvente; y ataque por toda la línea en conjunto, á  semejanza do lo que se hace en el juego de ajedrez.

    Cada uno de estos sistemas tiene sus ventajas y sus inconvenientes, por lo cual conviene emplear uno ú otro de ellos, según las circunstancias.

        Ataque por el centro. – Este ataque hecho con persistencia, tiene la ventaja de atraer á los medios y defensas enemigos al centro del campo, donde el juego se desarrolla constantemente. Y así, una vez se consigue fijar la atención y el cuidado de los enemigos en el centro, la táctica consiste en pasar de pronto la pelota á uno de los extremos que han de estar siempre bien colocados, el cual, avanzando rápidamente encuentra el goal indefenso y puede tirar el shoot con grandes probabilidades de éxito.

         Ataque por las alas. – Este método tiene por objeto conseguir, como medio de- obtener goal, un efecto contrario al anterior. Así como el ataque de centro se propone atraer y agrupar el juego en el centro del campo para que los extremos queden libres, este por el contrario tiende á dispersar á los jugadores contrarios, hacia uno y otro extremo á fin de que desamparen el centro, y en el momento oportuno, forzar la meta por este lado.

        Ataque de toda la línea. – Este es sin duda el mejor do los ataques. Mediante él, los cinco delanteros, dispuestos en forma de arco de gran radio se pasan rápidamente la pelota de uno á otro de derecha á izquierda y viceversa, avanzando constantemente hacia el goal contrario, hasta llegar muy cerca de él. Si los delanteros saben practicar este ataque con rapidez y precisión, el juego, además, de resultar muy elegante y de gran efecto, es casi siempre irresistible,

    Pero la misma supremacía de este sistema de ataque, exige por parle de los jugadores que quieren practicarlo la dosis más grande de disciplina, de buena colocación, de rapidez y oportunidad en el juego, que es lo que hace á los maestros.

    De todo esto se deduce que el juego de los delanteros ha de ser siempre un juego esencialmente de pases, que para ser un buen delantero hay que entrenarse mucho practicando el pase según todas las reglas del arte, con oportunidad y precisión, aprender á enviar la pelota indistintamente hacia la derecha y hacia la izquierda, con el lado interno de cada pie; que los pases han de ser completamente rasos, á fin de facilitar que el jugador que recibe la pelota, pueda recogerla y avanzar sin perder tiempo preparándosela, teniendo presente en este punto que cuando la pelota se pasa alta, es mucho más difícil de coger, pues aunque se pase bien es muy fácil que rebote, ó que dé un bote irregular y se vaya en dirección inesperada y con ello se obligue al jugador que la ha recibido á preparársela y á perder tiempo, lo cual hay que evitar á toda costa, puesto que imposibilitaría la rapidez necesaria en el juego de ataque.

    Para acabar lo referente á la táctica del ataque, una palabra sobre el shoot final. El shoot final que ha de hacer que la pelota entre á goal, es una jugada decisiva y trascendental que sólo debe intentarse en las más grandes condiciones de seguridad. El shoot á goal debe ser siempre una sorpresa para el portero contrario. A éste no se le debe dar tiempo ni ocasión á que adivine la intención del que va á tirarle la pelota.

    Téngase presente que tirando á goal en malas condiciones, se entrega la pelota á los contrarios que la alejan del peligro con un cómodo goal-kick, y que, por tanto, antes de tirar á goal en tales condiciones, por cerca de la puerta que se esté, es preferible hacer que retroceda el juego para preparar de nuevo el ataque, pero llevando la pelota el mismo que la tenia ó pasándola á propios compañeros, de manera que no se la abandone nunca á los enemigos

    ………………..

        La defensa. – Si importante es la adopción de una estudiada y discreta táctica en el ataque con objeto de llevar al team á la victoria, no lo es menos la de una defensa metódica y serena que desbaratando las incursiones del enemigo en el campo propio mantenga á salvo la puerta, de goals inoportunos.

    Factor en extremo importante es un enérgico ataque bien dirigido, pero resulta labor inútil é infructuosa si no va acompañado de una prudente defensa, retaguardia del team y apoyo eficaz de los delanteros.

    La defensa es uno de los puntos más espinosos que á su cargo tiene un buen capitán, y en donde se ponen á prueba sus disposiciones. Con una buena defensa nunca puede darse por perdido un partido.

    La base primordial del plan defensivo y en general de todo el juego, es la sangre fría. Muchos jugadores profesiona1es han dicho que entre los amateurs logra más goals el azaramiento que los  delanteros contrarios. Deben poseer los jugadores gran serenidad ante el peligro y confianza en sí mismos á la par que mutua.

    Precisa, para que la defensa dé los apetecidos frutos, un entrenamiento concienzudo y continuado, con el cual se consigue obtener la confianza necesaria para no dar nunca por fallida la partida.

    Presenta tres casos el juego defensivo. Es el primero aquel en que el equipo se ve dominado por sus contrarios, en cuyo caso debe tener por objetivo impedir que la derrota sea demasiado sonada. Hay que hacer constar, no obstante, que no descuidando el ataque, pueden obtenerse resultados á veces, sorprendentes.

    El segundo caso es todo lo contrario del primero, o sea, cuando el equipo tiene dominio sobre sus contrarios; en cuyo caso, tiene por objeto la defensa, desbaratar la táctica defensiva del enemigo y no dejar que éste, en arrancada rápida, logre algún goal, que desluzca la victoria.

    El tercer caso es aquel en que los equipos están igualados en fuerza y destreza.

    Vamos á estudiar la táctica que debe adoptar un buen capitán en cada uno de estos casos.

    Primero. Es más difícil por el juego abrumador del enemigo. Deben observarse las siguientes reglas primordiales:

    Dejar al goal-keeper (esta regla es aplicable á todos los casos) en completa libertad de acción, sin privarle los movimientos ni taparle la visual, en lo cual deben tener muchísimo cuidado los defensores. Entregarles las pelotas que para ellos sean difíciles y proteger sus salidas conteniendo al delantero y acudiendo al goal por si fallara la jugada.

    Replegar hasta la línea de defensa al medio centro, pasando á ocupar su sitio, en lo posible un delantero, pero pronto siempre á figurar en su línea. Marcando el medio centro al delantero centro, y los defensas á los interiores y extremos, puede llegar á inutilizar sus esfuerzos.

    Bajo ningún motivo, cuando no se trate de jugada apremiante, hacer que bajen los propios delanteros hasta la línea defensiva. Los delanteros no deben retroceder nunca, por la siguiente razón: situados en el centro del terreno y prontos á recoger las pelotas que devuelva la defensa son un constante peligro para el goal contrario. Los medios del adversario obligatoriamente tienen que marcarles, impidiéndoles ello, apoyar tanto á sus

    delanteros y arreciar por lo tanto el ataque.

    En muchos partidos hemos visto que, por no observarse esta regla, hasta los defensores del club dominante se permiten el lujo de shootar desde medio campo.

    En cambio, si los delanteros abandonan su sitio y se repliegan sobre su goal, creyendo prestar un servicio, cuando realmente lo que logran es embarullarse, los medios contrarios descienden apoyando á sus delanteros, y marcando a sus contrarios en su propio terreno, del cual raras veces es posible salir. Con un dominio así, es muchísimo más difícil la labor defensiva y tiene pocas probabilidades de éxito.

    Segundo. Si el equipo domina el juego, claro está que la labor defensiva no tiene la responsabilidad ni el lucimiento del caso anterior.

    Como hemos dicho, tiene entonces por objeto completar el juego de avance é impedir que un ataque imprevisto ó una bien dispuesta colocación de los delanteros contrarios, inutilice los esfuerzos del equipo.

    Los defensores nunca deben salir de su línea. Esta regla, tan poco observada en nuestro país, tiene una gran importancia y su explicación es clara. Desde su línea dominan el juego sin estar expuestos á una carrera imprevista y al susto consiguiente. Tienen mayor campo para recoger pelotas contrarias y colocarlas, y mayor facilidad para recoger las pelotas que les entreguen los medios en caso apurado. En caso de ser pasados, como están más cerca de su goal, conteniendo al jugador, pueden dar tiempo á las salidas del portero. En fin: un ligero examen de la colocación da clara idea de las ventajas que ofrece. Los medios, no deben pasar del medio campo, sirviendo siempre pelotas á sus delanteros y no desdeñando el shoot rematable. Medios y delanteros deben tener presente que cuando su equipo es más diestro, se logran más goals en cortas arrancadas del medio del terreno, con buenos pases que con un abrumador dominio sobre el goal contrario. El goal keeper nunca debe salir de su goal. Esta regla es tan de sentido común footballistico que no necesita explicación.

    Tercero. El tercer caso de la defensa es el más difícil técnicamente. En el se trata de asegurar la victoria, que en el primero, generalmente, es imposible y en el segundo fácil. Ante todo, una impecable colocación de los medios es el secreto del éxito. Dejemos el ataque que haga su juego y ocupémonos de ellos.

    El medio centro debe marcar preferentemente al delantero centro y los exteriores á los exteriores. Los delanteros interiores, si el centro y exteriores están bien marcados, nunca tienen juego positivo. Los defensores deben cuidar de ellos, sin adelantar mucho, á fin de acudir á donde preciso sea.

    Observando bien esta regla, no descuidando el apoyo á los delanteros, y no desdeñando tampoco un avance que coloque el balón á los pies del ataque, los partidos resultan empeñados y la victoria dudosa.

    Las reglas del ataque, en general, pueden compendiarse en las siguientes:

    Ímpetu, inteligencia, serenidad y rapidez.

    En cambio las de la defensa son sin duda, las siguientes:

    Colocación, sangre fría, apoyo mutuo y valor.

    Con esto terminamos el estudio del juego activo. En nuestro próximo artículo trataremos del entrenamiento, uno de los puntos más difíciles del juego.

    …………………..

    EL ENTRENAMIENTO

    Indispensable es á todos los deportes el entrenamiento, tanto que sin éste no se comprenden aquéllos. Inútil es exponer la razón de su necesidad, pues de todos es sabida; vamos tan sólo á señalar las condiciones en que debe verificarse para que el esfuerzo realizado no sea infructuoso.

    En la mayoría de los deportes el entrenamiento es, por razón de los mismos, puramente personal y no está sometido á reglas del todo definidas. El entrenamiento footballístico, por el contrario, nunca debe ser personal y siempre debe estar sometido á ciertos preceptos, de la observancia de los cuales depende el que sea fructífero o estéril y hasta perjudicial, deportivamente hablando.

    Por el hecho de no ser personal el entrenamiento del Foot-ball se hace indispensable que una sola persona lleve la dirección del mismo y que todos los jugadores dando pruebas de una perfecta disciplina, le obedezcan ciegamente y atiendan con interés á sus consejos.

    El cargo de entrenador, que como se comprende es de suma importancia, se confía generalmente al capitán del equipo, pero en muchos países, y particularmente tratándose de jugadores profesionales, desempeña dicho cargo persona ajena al mismo y designado oficialmente para ello. En estos casos suele ser algún jugador jubilado, de reconocidísima valía y siempre en todas ocasiones es el entrenador persona competente, maestro en práctica y teoría.

    La primera condición del entrenamiento y á ello deben tender los esfuerzos del entrenador, es procurar que los jugadores posean el mismo estilo de juego. Como se comprenderá es altamente perjudicial para un team que unos jugadores posean el juego escocés o sea de pases por el suelo en tanto que otros compañeros practiquen juego alto.

    El entrenamiento que más dificultades presenta es el del portero y defensas. Estos y aquél deben conocerse íntimamente, tener confianza unos con otros, lo cual se adquiere con un fuerte y continuo entrenamiento. .

    Nunca nos cansaremos de recriminar por inútil y pernicioso el entrenamiento de ataque á goal tan practicado en muchos países. Lleva consigo dicho sistema una considerable porción de inconvenientes, á cambio de muy escasas ventajas.

    Entre los inconvenientes citaremos los siguientes: falta de un ataque verdadero, así como de una fuerte resistencia; obligar á los defensores á cubrir una extensa línea y á jugar sin medios, lo cual es contrario al juego; imposibilitar al portero de desarrollar juego provechoso por no poder confiar en sus defensas y sobre todo, y por esta sola razón, debería abolirse dicho sistema de entrenamiento, no facilitar el juego á los medios poco ni mucho, acostumbrando por dicho motivo á delanteros y defensas á desarrollar un juego vicioso y nada práctico.

    El mejor sistema de entrenamiento seguido por todas las grandes sociedades footballísticas consiste en la simulación de partidos entre el equipo y sus once suplentes. También suele verificarse el entrenamiento poniéndose de acuerdo dos o más equipos para verificarlo en idéntico terreno y hora, jugando entre sí, atentos siempre á las indicaciones de sus respectivos entrenadores.

    Creemos excusado señalar las ventajas que reporta el entrenamiento de conjunto. Practicado cuando más un par de días á la semana y siempre tres días cuando menos antes del señalado para un partido, da resultados magníficos.

    Los delanteros adquieren juego homogéneo y de conjunto conociéndose mutuamente y teniendo cada uno de ellos plena confianza en sus compañeros. Adquieren colocación y rapidez: acostumbran á saberse despegar de los medios contrarios y confían sin temor la pelota en casos comprometidos á sus respectivos medios.

    Estos adquieren la sangre fría necesaria para el desempeño de su cargo: sirven pelotas á sus delanteros y pierden la costumbre innata á todo medio principiante de pegar fuerte. Se acostumbran á marcar debidamente á sus contrarios apoyando á los defensores á los cuáles acostumbran á entregar la pelota al verse comprometidos.

    Los defensores adquieren seguridad, vista y dominio de la pelota. Confían en su portero al cual facilitan el juego en casos de apuro, y éste, para el que cada entrenamiento es una seria lucha, adquiere serenidad y aplomo.

    Sentado ya el más ventajoso sistema de entrenamiento vamos á exponer los preceptos que debe tener en cuenta todo entrenador para llevar á su team á la victoria.

    Son éstos, entre muchos otros, los siguientes:

    l.º Acostumbrar al equipo á encontrar seria resistencia, huyendo de victorias fáciles.

    2.º Procurar que figuren en el bando siempre los mismos jugadores, pues no hay nada tan contrario á un buen entrenamiento como son los cambios repetidos.

    3.º Desterrar en absoluto toda clase de juego individual y procurar que todos sus jugadores posean el mismo estilo de juego

    4.º Acostumbrar á los jugadores a confiar del todo en sus compañeros. Así, por ejemplo, todo defensa dueño de la pelota y viéndose en situación de no poder colocarla en sitio libre de enemigo, no debe tener reparo en pasarla al portero, si éste en aquella ocasión tiene mayor amplitud de movimientos. Idéntico caso puede presentarse en un delantero o medio.

    5.º Procurar que los jugadores no descuiden su entrenamiento gimnástico personal, como san carreras á pie, saltos, carreras de resistencia. etc…pues es ello un magnifico complemento al entrenamiento footballístico.

    Expuesto ya el más apropiado sistema entrenatorio y la forma en que debe verificarse, pasaremos á ocuparnos de la composición de un equipo comenzando por el estudio del cargo de capitán del mismo que por su importancia merece que se le dedique capitulo aparte.

    ………………………

    EL CAPITÁN

    Tiene capital importancia para la buena labor de un equipo la elección del cargo de capitán. Es un error muy generalizado creer que dicho cargo es solamente honorífico, apto sólo para presenciar el sorteo del terreno y avisar a los jugadores para que acudan al mismo. Es decir, que se tiene al mismo como designación muy a propósito para satisfacer pueriles vanidades, sin tener en cuenta los deberes importantes que sobre el mismo pesan, si quiere ocuparse seriamente de su misión.

    El capitán puede ser elegido por los jugadores del team o por algún organismo superior en la entidad sportiva. Sea en el caso que sea, es conveniente que cuente con la absoluta confianza de sus compañeros, pues nada perjudica tanto á un equipo como la desconfianza mutua.

    El capitán debe, por esencia, conocer al detalle, los mil y mil secretos del juego: debe haber jugado tanto en el ataque, como en la defensa, y, sobre todo, debe tener autoridad moral indiscutible sobre sus equipiers.

    Pero, sobre todo, debe conocer en gran escala la teoría del foot-ball, y tener en cuenta que desde sus comienzos el foot-ball ha ido modificándose en proporción tal que el dribbling que años atrás era objeto de ovación, merece hoy las censuras de todo buen jugador. Es menester, para lograr éxitos en la lucha, jugar los partidos bajo una verdadera táctica, que además de convertir el juego antes brutal, en lucha de inteligencia, le da una gran bel1eza y proporciona una íntima cohesión entre todos los miembros de un equipo.

    Es, pues, al capitán á quien corresponde sugerir á los jugadores una táctica apropiada, ponerla en juego, modificarla si conviene, explicando á cada jugador su misión y dirigiendo su entrenamiento.

    No es un cargo honorífico dicho cargo. Tiene infinitas dificultades, pues no es tan fácil como parece dirigir á once hombres, deseosos todos ellos de lograr la victoria. El capitán debe atenerse y observar siempre los puntos siguientes:

    1.º Dirigir el entrenamiento, ya personalmente, ya con el mutuo acuerdo del entrenador designado. De esta manera adquiere la confianza de sus jugadores, se identifica con ellos, adquieren aquellos el sistema de juego apetecido, y de forma gradual e insensiblemente un homogéneo estilo de luchar.

    2º Debe procurar mantener en el equipo una perfecta disciplina. Equipo indisciplinado es equipo vencido de antemano. Los cambios de situación y de individuos, deben ser totalmente respetados sin discusión alguna.

    3.°  Unificar el estilo de juego de sus equipiers.

    4.º Ocupar en la lucha el puesto más á propósito para poderla dirigir, sin necesidad de dar voces, lo cual causa siempre mal efecto en las públicos.  Muchos capitanes reservan para si el centro de ataque, pero nosotros creemos que el centromedio es el lugar más apropiado para sus fines. Ello no es capital, pues en muchos y notables equipos, el capitán se reserva el puesto de defensa ó goal, sin que la cohesión del equipo se resienta.

    5.º  Evitar en todos los casos que los jugadores cometan faltas. En ello hay que ser riguroso, sobre todo en el off-side, que á veces inutiliza hermosas jugadas. Para evitarlo debe predicar con el ejemplo, y desconfiar de esta nefasta pequeña vanidad que tanto se apodera de los hombres.

    6.º  Vigilar la conducta privada de los jugadores, pues debe tener en cuenta que ‘ jugador desordenado, no es nunca buen jugador.

    7.º  Exigir puntualidad en los entrenamientos y constancia en los mismos.

    8.º  Procurar sobre todo que cada jugador ocupe su sitio para poder desarrollar el juego de manera tal, que en los pases vaya siempre la pelota allá donde debe de haber un jugador.

    9.º  Conocer los distintos m6todos de defensa y ataque, y tener la suficiente dosis de sangre fría para no exponer á su bando á las contingencias de una derrota, á causa de una medida ordenada bajo el imperio de los nervios o de la pasión.

    10.º  Estudiar los avances progresivos de los suplentes, pues de ellos debe procurar escoger a sus futuros jugadores.

    11.º  Debe tener en cuenta, para los cambios de jugador, que en un team sólo deben tener preferencia los buenos y disciplinados. Un personaje que juegue mal perjudica tanto á un equipo, como un buen jugador desobediente.

    12.º  Y, finalmente. teniendo en cuenta la suprema divisa del Foot-ball, todos para uno y uno para todos, tener la suficiente abnegación para abandonar su cargo, en cuanto se vea desobedecido ó no secundado, ó cuando reconozca que su labor, no es la más á propósito para lograr el éxito apetecido.

    Muchas más condiciones deben reunir un buen capitán, pero con las indicadas bastan para la índole de nuestro trabajo.

    En nuestro próximo artículo trataremos de las condiciones que debe reunir todo jugador de football.

    ………………………….

    Es preciso distinguir los dos aspectos bajo los cuales puede ser estudiado el Foot-Bal1, o sea: considerado como ejercicio físico educativo y como deporte atlético.

    El Foot-Ball como elemento pedagógico y de cultura física, es sin disputa alguna el mejor y más comploto de las deportes. En su práctica, pónense en juego sin esfuerzo aparente y sin la enervante monotonía rítmica de la gimnasia, todos, absolutamente todos los músculos del cuerpo. Los movimientos adquieren, instintivamente, vivacidad y rapidez, la vista se aguza y la inteligencia, aun cuando muchos crean lo contrario, está sometida á un ejercicio activísimo, pues no en balde, se ha llamado al Foot-ball el ajedrez de los deportes.

    Los jóvenes y aun los niños, curtidos por el sol y atesados por el viento, practican jugando al aire libre la mejor y más eficaz gimnasia. Los cuerpos antes encorvados, de pechos hundidos, de estrechas espaldas, de débiles miembros y poco resistentes pulmones, adquieren paulatinamente y sin fatiga, vigor, y armonía estética, convirtiendo en hombre robusto, apto para las luchas de la vida, al adolescente enclenque, recién salido del colegio, donde practicó una gimnasia inútil, la mayor parte de las veces, divorciada del todo, con la higiene y el sentido común.

    Naturalmente que seria craso error el decir que á todos conviene la práctica del Foot-Ball, pero ¡son tan escasas las excepciones! Aparte de los enfermos del corazón, médula y alteraciones nerviosas, puede decirse que el Foot-Ball es conveniente en alto grado á la juventud masculina.

    Pero es preciso, y esto es de una inmensa importancia, sobre todo para los jugadores de poca edad, practicar el juego bajo un acertado plan, pues obrando sin método, todas las ventajas pudieran trocarse en inconvenientes.

    A continuaci6n damos algunas reglas que han de ser altamente beneficiosas para los principiantes. .

    l.º Es sumamente peligroso, sobre todo en los comienzos; dedicar al juego muchas horas diarias. Hay que comenzar poco á poco, aumentando paulatinamente el espacio de tiempo.

    2.º Es regla precisa é ineludible el retirarse del campo de juego tan pronto como se sientan los primeros síntomas de fatiga. Es un error creer, en cualquier ejercicio atlético, que cuando el músculo se fatiga es cuando se desarrolla.

    3.º No debe nunca jugarse poco ni mucho en traje de calle. El vestido de juego más recomendado bajo el  punto de vista higiénico y práctico es el siguiente:

    Pantalón de franela corto hasta 2 o 3 centímetros por encima de las rodillas, sin botones ni hebillas de clase alguna; cinturón de cuero, también sin hebilla o una faja; camisa de franela o jersey, de ancho cuello, manga corta y algo abierta por el pecho. Nada de gorras ni casquetes, o cuando más un sombrero blanco de hilo que proteja el cogote de los rayos caniculares.

    Medias de lana gruesas, y nada de defensas de caña ni rodilleras; zapatos exprofesos con tacos, guarda tobillos y plantilla de corcho o goma roja.

    Los porteros podrán usar muñequeras de cuero y guantes á propósito, pero seria conveniente (teniendo siempre en cuenta que hablamos del Foot-ball como ejercicio higiénico) que se acostumbraran á jugar con las manos libres.

    4.- Después del juego es preciso cambiar del todo la ropa puesta. Es absolutamente antihigiénico ponerse el traje de calle encima del traje de juego. Séquese el cuerpo con una recia toalla y lávese luego o tómese una ducha fría según la estación y clima.

    5.- Hay que saber escoger el puesto que en el Juego conviene a cada uno según sus condiciones físicas. Muchos casos se dan de que una elección disparatada malogre los frutos del ejercicio. Así por ejemplo, nunca debe jugar en la puerta un individuo de temperamento nervioso pues la tensión que en ella se sufre le seria perjudicial. Debe reservarse el cargo para los que se fatigan fácilmente y en general á todos cuantos no convenga un prolongado ejercicio. El cargo de defensa tampoco cuadra á un carácter nervioso é impaciente. Para los de medio y delantero precisa gran resistencia y buenos pulmones.

    Como complemento á estas reglas, debemos añadir que un entrenador celoso de su misión y teniendo siempre presente que tiene á su cargo la regeneración de muchos cuerpos jóvenes, puede obrar milagros.

    Tratado ya el Foot-Ball como ejercicio higiénico, continuaremos estudiándolo como á sport atlético, sin disputa alguna el mejor entre los mejores.

    En el primer caso, atentos sólo al desarrollo de los jugadores, se prescinde de la esencia del juego. Mientras se haga músculo el que se logren goals es lo de menos. En el segundo caso la cuestión hay que tratarla bajo un aspecto totalmente distinto. Damos ya por supuesto, que el footballista que lucha en primeros equipos, que se disputa campeonatos, en una palabra, que lucha para vencer, posee las condiciones requeridas, como son vista, resistencia, fortaleza, agilidad é inteligencia.

    Pero es indudable que hay una infinidad de jugadores, algunos de ellos notables, que teniendo muchas por no decir todas las condiciones para el juego, no sacan del mismo todo el provecho que podrían.

    Así vemos muy menudo jóvenes jugadores que son una halagadora esperanza y envejecen en el juego sin haber dado el fruto prometido.

    ¿A qué se debe ello? Débese a la falta de teoría, elemento indispensable para los que del juego quieran obtener honores, nombre y el pleno convencimiento de su valía.

    La teoría en todos los sports sirve para aumentar en un cincuenta por ciento el resultado de los esfuerzos verificados. A tratar del Foot-Ball teórico, hemos dedicado ya varios capitulas, concluyendo el presente con el estudio de las tres condiciones absolutamente indispensables que deben reunir los footballistas todos, ya sean novatos en el deporte, ya sean reconocidos campeones.

    La condición primera, ineludible en todos los casos, es la disciplina, sin ella el Foot-ball no es posible: el juego resulta antipático y propenso al apasionamiento. Carece en una palabra de la brillante labor mental que le coloca en el primer lugar entre los deportes.

    Todo Jugador, al figurar en un equipo, debe prescindir en absoluto de su personalidad y por lo tanto debe sacrificar muchas veces un éxito personal ante una jugada de conjunto.

    Todo el equipo ha de constituir teóricamente un solo jugador. Atentos siempre a las indicaciones del capitán, la voz de éste es la única que debe sonar en el campo. Un perfecto entrenamiento consigue aunar las voluntades y las intenciones, dando un conjunto homogéneo y uniforme, sin nerviosismos ni juego personal alguno. Nada hay tan perjudicial para un team como un jugador codicioso. Esta regla deberían tenerla siempre presente todos los footballistas.

    Otra de las condiciones precisas es la sangre fría. Nunca debe un equipo, y al decir un equipo nos referimos á cada jugador por si y a todos en conjunto, llegar á lo que vulgarmente se llama perder la cabeza.

    Téngase presente que el bando que ante el contratiempo de un goal ó una mala jugada se desmoraliza, fatalmente es vencido, En cambio una mayor serenidad y un supremo esfuerzo puede llevarle á la victoria. La sangre fría del capitán y la disciplina de un equipo se ponen á prueba en estos casos.

    Habiendo estudiado ya la táctica en general, así como el ataque y defensa, en nuestro próximo número nos ocuparemos de cada lugar del juego por si, comenzando por el de goal-keeper.

     

    ………………………

    EL GOAL·KEEPER

    Hemos tratado ya, en anteriores artículos, todo lo extensamente que la índole de nuestra publicación nos permite de la táctica de conjunto en el juego de los estilos de ataque, de defensa y de otros puntos necesarios de conocer antes de pasar á ocuparnos del espinoso punto de la táctica individual, o sea, del papel particular que cada jugador representa en el equipo.

    No trataremos del juego individual, anatematizado por todo buen jugador, sino de la parte propia de conjunto que cada lugar del equipo representa, cuya misión, en si distinta de la de los compañeros contribuye á hacer el todo armónico, base del juego.

    Comenzaremos, por tratar del cargo más comprometido del equipo, ó sea el de guarda meta (goal- keeper). El portero, como vulgarmente se llama en España al que dicho lugar ocupa. Constituye para un equipo la última esperanza, el último cartucho. Su papel en la jugada es definitivo y por lo tanto su responsabilidad grande. Un error de otro equipier puede ser subsanado; un error en el goal, difícilmente se remedia.

    Ello hace preciso que un buen capitán, use de un exquisito tacto para adjudicar el cargo. El individuo para ello designado debe reunir excepcionales condiciones, casi todas imprescindibles. Véanse algunas de ellas.

    Debe reunir todas las condiciones físicas y morales que para el Juego en general se requieren. Agilidad suma, rapidez de movimientos, seguridad, vista, sangre fría en su punto máximo, resistencia, etcétera, La falta de una sola de éstas puede degenerar en un fracaso lamentable.

    Es un craso error creer que el goal-keeper, es el jugador que se fatiga menos en un partido. En el esfuerzo físico que ahorra, está con creces compensado por la tensión cerebral y visual que le domina. En los grandes partidos, el portero queda enervado en extremo no obstante no haber dado más allá de cuatro pasos. La talla, con ser punto importante no es esencial. Claro que no es del todo indiferente que un goal-keeper sea alto ó bajo, teniendo en cuenta que tiene que defender un cuadrado de 7 m. 30 de largo por 2 m. 40 de alto. Pero suele muy á menudo darse el caso, que á mayor longitud de pierna y brazo corresponde menos agilidad y ello podría muy bien constituir una ley de compensación.

    Una de las cualidades que el vulgo atribuye á un buen portero es la suerte: claro que, como en todos los casos de la vida, la suerte puede hacer lo malo bueno ó viceversa. Pero en técnica footballística, debe en absoluto prescindirse de tan veleidoso elemento. Generalmente el portero á quien se atribuye constantemente tan feliz cualidad, es un buen jugador ó está en camino de serlo. Muy a menudo la atribuida suerte puede traducirse por rapidez, buena colocación ú oportunidad.

    De todos modos, un capitán, debe escoger para su equipo al jugador que haga más infranqueable su goal. Tiempo le quedará luego para dilucidar el por qué de su trabajo.

    Es altamente conveniente que el portero haya jugado en el ataque, única manera de que conozca por experiencia la intención del enemigo. El portero que no reúna esta cualidad, difícilmente podrá ser un buen jugador, á no ser que posea grandes años de práctica ó un conocimiento racional de la técnica y táctica.

    Debe procurar también, estudiar el juego, durante el partido, de sus enemigos, uno por uno. Es decir, conocer su estilo, y preveer lo que hará para shootar… p. e.: sí tiene que preparar el balón, si shootar á la carrera. etc.

    Estas reglas pueden en muchos casos, y con bastantes probabilidades de acierto, indicarle el punto á donde irá á parar la pelota.

    Debe preveer los pases de engaño, que acercan el peligro, procurando la salida imprevista para interceptarlos.

    Juzgar rápidamente una mala entrada de sus defensores, que deja el balón pasado, para procurar conjurar el peligro.

    Dominar los efectos de rotación de la pelota, para evitar que se escape de las manos, ó que al tocar al suelo, á pocos pasos del goal, siga un camino contrario del previsto.

       No fiarse de los pies, salvo casos extremos, pues las manos, pueden salvar casi todos los momentos críticos con mayor seguridad y rapidez. Nos referimos al acto de detener la pelota que vaya al goal con intenciones de colarse en él. La mejor posición para parar pelotas bajas es la siguiente: Inclínese el cuerpo hacia adelante con los pies juntos, es decir, privando el paso á la pelota, caso de escaparse de las manos, con estas se recoge el balón, estando ojo avizor para evitar los bruscos ataques de los delanteros enemigos. Si hay tiempo sobrado mándese la pelota de un fuerte golpe de bolea al punto que convenga: si el caso es apurado procúrese dejarla á los pies de los defensores para que éstos se encarguen de alejar el peligro.

    En los shoots directos, que vengan de algo lejos, es conveniente que el portero salga á buscar la pelota, antes que la pelota llegue á él. No hay que decir que para ello precisa absoluta seguridad.

    Debe tener en cuenta, para no jugar precipitadamente, que la pelota, en sus manos, es una poderosa arma ofensiva. Si la devuelve sin ton ni son, el ataque vuelve más recio y el peligro continúa. En cambio, si la coloca á sus delanteros o á sus medios, trocanse los papeles, y el peligro se conjura.

    Debe, por regla general, desconfiarse muchísimo de aquellos goal-keepers que usan y abusan, a la menor0 ocasión de un gran puñetazo, con gran contentamiento del público profano.

    Ello es, casi siempre, un defecto capitalísimo, pues es jugada expuesta á serios fracasos. El portero debe tener siempre presente el principio siguiente: La pelota debe alcanzarse con las manos y lanzarse con el pie. Los que sigan este consejo no tendrán nunca ocasión de arrepentirse.

    No debe salirse de su zona, en los casos expuestos, sin una seguridad absoluta de hito. En /as salidas se quilata un buen goal-keeper. Pero en casos desesperados en que el enemigo amenaza el remate, sin esperanza de salvación, una salida desesperada, especie de corps acorps, puede salvar la meta.

    Es preciso tener con los defensores una completa homogeneidad y un perfecto entrenamiento, así como no descuidar el propio una sola semana. El goal-keeper es el jugador que se desentrena con mayor facilidad.

    El mejor y más práctico entrenamiento para un portero, es el jugar frecuentes partidos de ensayo bajo la inmediata dirección de su capitán ó de un experto entrenador.

    En dichos partidos debe procurarse que el ataque sea muy recio, es decir que los delanteros contrarios jueguen mucho y bien. El entrenarse con un ataque flojo es perjudicial en alto grado y del todo contrario á los fines que se persiguen.

    Es también condición precisa el que se entrene con sus compañeros de team, ó cuando menos con sus defensores, única manera de lograr la mutua confianza y homogeneidad que debe entre ellos existir.

    Y por fin, es preciso que el goal-keeper conserve el centro del goal, siguiendo con su cuerpo el juego de sus enemigos, pronto al salto y á lanzarse al suelo.

    Para ello debe practicar su entrenamiento gimnástico personal, así como su vista, para lograr adquirir la rapidez de movimiento que caracteriza á los buenos porteros. En ellos el pensamiento y la acción deben ser casi simultáneos.

    El capitán, por fin, debe tenor muy en cuenta que el portero, sin un constante ejercicio, o dedicado á otros sports como lucha, boxeo, alzamiento de pesos, etc., se desentrena rápidamente y pierde muy pronto sus facultades.

    Así pues, es necesario velar por el1as, y estudiar y tener siempre en puerta un buen suplente, pues un portero improvisado suele constituir una calamidad para un equipo.

    Omitimos gracias a la brevedad, muchas otras reglas secundarias, y terminamos el presente artículo con algunos consejos prácticos, para aplicar en los saques de castigo, pesadilla constante del portero.

        Corner kick osaque de rincón. – El portero debe colocarse en la línea media del goal, á unos seis metros hacia el lado opuesto del saque. Como el goal directo es casi imposible, debe preocuparse, sobre todo, de la colocación de los delanteros enemigos.

    Debe procurar, que cada jugador esté marcado por un compañero de modo tal, que entre aquél y el goal haya siempre un jugador de su bando.

    Debe salir a buscar la pelota, evitando en lo posible la peligrosa melée, y desconfiar del remate no dando por terminada la jugada hasta que la pelota haya salido de su terreno.

        Free kick o saque libre. – Para esta jugada es preciso un absoluto acuerdo con sus defensores. Debe hacer que éstos adelanten para impedir que el enemigo avance demasiado. Hacer que los medios marquen á los delanteros contrarios y que aquéllos ó los delanteros de su bando, se coloquen á la máxima proximidad del balón para impedir su libre juego. Estando el enemigo marcado, se evita el saque de combinación. Mantener libre el goal tanto como se pueda.

    Siguiendo estos preceptos, el contrario se ve imposibilitado de jugar bien, y comúnmente se limita á tirar directamente á goal, reduciéndose entonces la jugada á un sencillo y casi siempre inofensivo (según las distancias) schoot.

    Penalty kick.  Es la jugada más temible para el equipo castigado. Teóricamente un penalty es un goal. Si el portero lo evita, es porque está mal tirado. No hay ni puede haber regla fija para pararlos, y lo más que debe hacerse es ampararse en la fortuna, lo cual da á veces resultados excelentes.

    Bajo este principio y basada en lógico cálculo de probabilidades, damos una regla, debida al jugador americano J. Black, que puede ser de mucha utilidad. Es la siguiente:

    “Hay en el penalty un principio indiscutible: que bien jugado es un goal. Ahora bien; si el portero no se mueve del centro del goal, es evidente que la pelota, tirada por el delantero, no irá á parar á él, sino que irá por los ángulos en cuyo caso, no se puede parar. Es decir, que hay casi todas las probabilidades en contra. Pero supongamos, que el portero conozca el juego del delantero (y teóricamente debe conocerlo). Al saber si va á pegar con el pie derecho ó el izquierdo, puede preveer algo hacia que lado irá el schoot. Generalmente e/ delantero, manda la pelota, hacia el lado que mas domina el portero, comúnmente el izquierdo. Sabiendo, en hipótesis hacia que lado irá el schoot, aumentan en un veinte por ciento las probabilidades de pararlo.

    ¿Qué falta hacer?.. Una vez se haya imaginado el portero hacia que lado está el peligro, aguardar el silbato, poniendo su cuerpo en disposici6n de saltar hacia el mismo. Dar el salto en el mismo momento que el delantero pegue á la pelota con una pierna extendida hacia el ángulo inferior del goal, una mano á la altura de un metro y la otra hacia el ángulo exterior, procurando cubrir cuanto mas espacio mejor. Obrando en esta forma, hemos visto parar muchísimos penaltys. Si el delantero manda la pelota á otro lado, o el portero la falla, debe consolarse pensando que el goal era inevitable.

    Como curiosidad damos esta regla, pero creemos que puede ser útil a muchos porteros. En otro artículo analizaremos el juego de defensa.

    Las reglas ó mejor dicho, consejos que sucintamente damos, deben referirse al capitán, mejor que á cada jugador por si. El capitán, debe conocer particular y minuciosamente los secretos de cada lugar del team é inculcarlos á los jugadores para llegar á lograr un equipo consciente y seguro de su misión.

    ……………………….

    LOS DEFENSORES

    En pocas palabras puede definirse el esencial papel que en el football juegan los defensores (bachs) después de lo expuesto en estas columnas al tratar de la defensa en general.

    Aparentemente sencillo es el juego de defensa, el más difícil de aprender. A muchos buenos jugadores hemos visto que colocados en la defensa son presos del azaramiento y su juego resulta nulo.

    Ello se debe á que el papel de los defensores está también definido con condiciones tan precisas que solo pueden jugarlo los que para el mismo se hayan entrenado.

    Son algunas de dichas condiciones las siguientes:

        Completa y total homogeneidad con el portero. Esta necesidad la hemos expuesto ya al tratar del juego de goal keeper. Nunca debe olvidarse que el portero y los defensores se bastan para la defensa de un equipo.

    La pelota, debe pasar de uno a otros según las necesidades, y debe desecharse el temor, fatal en muchos defensores de pasar el balón al portero, pues como ya dijimos es aquél en sus manos una poderosa arma ofensiva.

    El pase, ha de ser en todo caso oportuno y preciso. Si no cumple estas condiciones, es un peligro casi inconjurable para la propia puerta. Esta precisión y oportunidad se adquieren por la práctica de un tenaz entrenamiento, base de todo juego consciente.

       Procurar que el portero tenga despejado el campo de su visual.  El defensor que tapa la vista al portero, resulta para éste más perjudicial que el propio delantero enemigo,

    El entrenamiento remedia también este defecto común á los defensores novatos.

       No retroceder con demasiadosin necesidad.  Es un error de táctica el recular demasiado, Con ello sólo se consigue estorbar al portero y armar una melée frente al goal. Retroceder sin necesidad, es también un defecto, pues el defensor viene á ser el regulador del avance de un equipo. Si retrocede los delanteros avanzan y el off·side es menos posible.

        No avanzar imprudentemente. Es también defecto en el que incurren con frecuencia los defensores novatos. Un avance injustificado es imprudentísimo, por razones cuya exposición es obvia.

    El saber colocarse en un grado de avance prudencial es propio de los buenos defensores. En general, estos deben colocarse de manera que estén prestos á acudir á remediar cualquier contingencia.

        Gran seguridad de vista y golpe. Una mala jugada de los defensores es casi siempre de difícil preparación. Precisa pues una gran seguridad y golpe de vista para evitar contingencias funestas.

    Es cierto que tiene el juego de defensa, tentadoras ocasiones para lograr aplausos. Por ejemplo un bote pronto, un aire… pero estas jugadas difíciles por si, solo pueden intentarse teniendo una completa seguridad de éxito.

        Dominar el juego de cabeza. Es un excelente recurso, tanto, que suele salvar muchas veces un goal inevitable. Debe dominarse el golpe pues un error es peligroso para el portero.

    En general, muchos de los consejos aplicables al goal keeper, pueden referirse de rechazo al defensor. Sus deberes pueden condensarse en tres, a saber:

    Entrenamiento de conjunto, seguridad y sangre fría.

    En nuestro pr6ximo artículo terminaremos este trabajo tratando del juego de medios y delanteros.

    …………..

    LOS MEDIOS Y DELANTEROS

    ¿Qué podemos decir del Juego de medio (Half back), después de lo que se ha dicho al tratar del ataque?

    Es, sin disputa, el lugar más difícil y menos premiado con el aplauso. El medio hace el juego y queda á menudo obscurecida su labor por un brillante shoot del delantero o un potente kick del defensor. Y en la mayoría de las veces ni el defensor ni el delantero hubieran hecho lo aplaudido sin la oportuna anterior jugada del medio, punto equilibrador del ataque y defensa.

    ¿Qué es menester para ser un buen medio? Todas las condiciones que hemos dicho para el defensor y las que son menester para el delantero.

    Gran serenidad, ligereza, muchísima resistencia, rapidez de concepción y práctica, inteligencia y subordinación. Un medio, en un juego cuyo resultado sea dudoso debe poseer el pleno conocimiento de su misión y, sobre todo, no dejarse obsesionar por reglas fijas, La libertad es la característica de su juego, Pueden reducirse sus obligaciones en:

    1.º Apoyar el ataque, no pisando nunca la línea delantera. Rematar el shoot en los córners y tener gran práctica en los saques de castigo.

    2.º Tirar los hauts con inteligencia, pues esta jugada, aparentemente inocente, puede ser trascendental para el equipo. Un haut bien jugado equivale á una centrada peligrosa.

    3.º No descuidar la defensa, pero sin replegarse innecesariamente sobre el goal.

    4.º Marcar siempre al contrario y adivinar sus intenciones.

    5.° Practicar siempre un entrenamiento perfecto y concienzudo.

    Los delanteros, por tener su misión bien definida, no están sujetos á tantas reglas. Su juego del que se ha tratado al ocuparnos del ataque, es más de iniciativa que los demás del football. Ello nos dispensa de ocuparnos del mismo.

    Todas las reglas, consejos y teorías expuestas en estas columnas, se reducen á tres cualidades, en buena práctica footballistica, o sean; inteligencia, vigor y entrenamiento.

    En nuestros anteriores artículos está especificada la teoría y táctica del mismo. Y con el presente termina este ligero estudio del hermoso sport inglés, afortunadamente aclimatado en definitiva en España.

    Quan els militars van escriure el primer himne del Barça

    L’ARA recupera en un arxiu privat la lletra del primer himne de la història del club, oblidat des de l’any 1910

    JOSEP BOBÉ BarcelonaPublicat al diari Ara el 07/05/2017

    Pels volts del 1910, el FC Barcelona tenia una àmplia representació militar entre els seus socis. Eren militars descendents dels que havien estat en diferents països de Centreamèrica. Famílies senceres que figuren en els primers llistats de socis dels quals es tenen documentació. Una d’aquestes és la Peris de Vargas, els hereus de la qual tenen una important col·lecció d’objectes, documents i fotografies relacionades amb el club, entre els quals hi ha el primer himne, amb música de marxa militar, del club. Aquesta col·lecció hauria pogut estar en mans del Barça en dues ocasions anteriors -una fa dècades i l’altra fa un parell d’anys-, però el club va deixar escapar l’oportunitat.

    Joaquin Peris Soriano, natural de Castelló de la Plana i casat amb l’asturiana Clotilde de Vargas de Rojas, era un militar de professió que va participar en la Guerra de Cuba. Allà van néixer alguns dels seus set fills. Els quatre homes van tenir relació amb el foot-ball d’aquells anys i amb el Barça, club del qual eren tots socis i on tots quatre van jugar. El més gran, Joaquin Peris de Vargas, nascut a Cuba el 12 de desembre del 1879, va arribar a la presidència del club el setembre del 1914 per, un any després, el 29 de juny del 1915, ser forçat a dimitir pel capità general de Catalunya, atesa que la situació al club s’havia fet insostenible, amb una revolta dels jugadors contra la seva persona a causa dels tics dictatorials amb què va imposar el seu criteri. D’ell és la frase “El Barcelona soc jo”. Va aconseguir, això sí, que en el moment de la destitució el nomenessin president honorari del club. Cal remarcar que en aquells moments la Lliga Regionalista, partit conservador catalanista, ja tenia alguns dels seus simpatitzants integrats al Barça i van fer la vida impossible al militar centralista. Daniel Carbó, periodista de l’època, ho explica: “La batalla entre els Peristes i els anti-Peristes es desfermà furiosa i per primera vegada en la història del Club es registrà la vergonya de veure com defensant la política del senyor Peris, s’alçaven individus que no figuraven ni havien figurat mai en les llistes de socis del club i el concurs dels quals feu possible que sortís triomfant… Senzillament: se’ls proveïa d’un carnet de soci, estès amb data endarrerida, per tal que el dia assenyalat poguessin exercir, amb aparent legalitat, la funció d’emperador d’un sistema que la majoria sana de socis rebutjava, convertint-se en assalariats electorals”. Entre el 1910 i el 1914, Peris Soriano va ser vicepresident durant el mandat de tres presidents: Gamper, de qui va ser el padrí del seu segon fill, Joan Ricard Gamper, Francesc de Moxó i Àlvar Presta. El 1917 va tornar a presentar-se a la presidència i es va enfrontar al mateix Gamper. El resultat va ser aclaparador, ja que ell només va obtenir dotze vots. En la carrera militar va arribar a ser tinent coronel d’infanteria i destacat al Batallón de Cazadores de África núm. 6 de Tetuan el 1935. Durant la Guerra Civil va formar part del bàndol dels sublevats.

    Una altra de les famílies era la dels Avilés. Juan Avilés Arnau, nascut a València el 1864 i casat amb Joana Cucurella i Tort, arribaria a ser alcalde de la seva ciutat el setembre del 1923, just després de proclamar-se la dictadura de Primo de Rivera. Ho ser fins al desembre del 1924, quan va ser nomenat cap del Servei Militar de Ferrocarrils. Era enginyer i va arribar a ser general de brigada del cos d’enginyers en la carrera militar. Com a curiositat cal esmentar que va fer un viatge al Pallars, la Vall d’Aran i Andorra en companyia de Francesc Macià, també militar de rang i igualment enginyer de professió, que va ser publicat en un llibre. El viatge era amb motiu de l’estudi del terreny per construir fortificacions a la frontera per garantir la seguretat de la línia internacional de la Noguera Pallaresa. Cal ressaltar que entre el 1912 i el 1913, les seves tres filles (Pilar, Mercedes i Maria) van ser sòcies del club, mentre que només un dels seus quatre fills homes ho va ser, el també militar Juan. Va morir a Barcelona el 1934.

    No és d’estranyar, doncs, que el 17 de juliol del 1910, durant una festa que es va fer en el vell camp del carrer Indústria, “l’Escopidora”, per celebrar el triplet aconseguit aquella temporada (Copa de Catalunya, Campió d’Espanya i Copa dels Pirineus), una banda militar del Regimiento de Alcántara interpretés un himne-marxa dedicat al club. La música era obra del compositor i director de la banda, José Antonio Lodeiro Piñeiroa, i la lletra va anar a càrrec de Santiago Albert López. Durant la festa es va disputar un partit entre el primer i segon equip del Barça, i els jugadors van sortir al camp amb els casquets regalats per Gamper, tradició que el fundador del club va importar de la seva Suïssa natal.

    José Lodeiro Piñeiroa era nascut a Mondoñedo (Lugo) el 1868 i va rebre les primeres classes de música a l’Academia Filarmónica del seu poble natal. El 1886 marxa a Madrid i per oposició obté la plaça de músic de tercera classe del Regimiento de Ásia núm. 55, que és a Figueres, on s’està fins al 1904. D’allà el traslladen a Barcelona, on s’estarà fins al 1915, destinat al Regimiento de Alcántara núm. 58. Posteriorment va a Pamplona i la Corunya, fins que el 1922 és ascendit a músic de primera amb un sou de 6.750 pessetes anuals. En aquest moment és director de banda del Regimento de Isabel La Católica, on posa música a Resurgimiento. Himno patriótico de la Raza. Va morir el 1934 a la Corunya, deixant un llegat de valsos, simfonies i pasdobles per a banda militar.

    Santiago Albert López va néixer a Puerto Rico el 31 de desembre del 1876 i va ingressar a l’exèrcit el maig del 1895. El 1898 era segon tinent destinat a Melilla, el 1899 a Paterna (València) i el 1900 al Regimiento Guadalajara núm. 20 de València, ja com a primer tinent. El 1902 era a Ceuta i el 1907 a Barcelona, destinat al Regimento de Alcántara núm. 58, ja amb grau de capità i on s’estarà fins al 1912. Amb posterioritat va ser destinat a Tetuan, Madrid i, el 1919, a Alcoi, on ja té el grau de comandant. El 1921 torna a Madrid, on s’està fins al 1923 i és encausat per un delicte d’estafa i frau en relació al subministrament d’uniformes militars que mai es van entregar i sota l’amenaça de declarar-lo rebel. Va desaparèixer i no es va presentar mai al judici ni als posteriors recursos.

    Aquest himne militar es va repartir entre els aficionats que anaven al camp i la partitura completa es podia adquirir al preu de 2 pessetes. La portada és obra de l’il·lustrador J. Jutglar (altres obres de Lodeiro també tenen dibuixos del mateix il·lustrador) i va ser impresa als Talleres de Grabado y Estampación de Música A. Boileau & Barnasconi, situats al carrer Provença 285 de Barcelona. S’hi veu una bandera espanyola amb l’escut del club i escrit al damunt Foot-Ball Club Barcelona. Himno marcha para piano. També hi ha dibuixats cinc jugadors, dos amb samarreta blaugrana i pantalons blancs, en una escena que podria ser de futbol tot i que al fons es veu una porteria de rugbi. Cal dir que en l’original que ha arribat als nostres dies, la bandera espanyola va ser acolorida amb posterioritat per simular la bandera tricolor republicana.

    L’himne va estar vigent fins al 25 de febrer del 1923, quan es va interpretar al camp de les Corts a càrrec de l’Orfeó Gracienc amb motiu de l’homenatge a Gamper del futbol català.

    Lletra del himne

    Sólidos triunfos Barcelona

    foot-ball tendrá.

    Bélica nuestra táctica

    alcanzamos por doquier.

    Éxitos y más éxitos sin que nos puedan vencer

    Pues donde quiera que va el Barcelona foot-ball

    sabe luchar sabe triunfar.

    Y siempre la gloria alcanzó.

    Campeones del foot-ball

    cuando dicen a luchar.

    Invencibles la victoria

    donde va con ellos va.

    Si tendrá sus triunfos

    sólidos y sin que nos

    puedan vencer,

    Y no hay team que los

    iguale, no hay equipo

    Para que indomables y

    valientes, con un goal

    saben vencer.

    En las lides sostenidas supo a todos humillar,

    Y sus lauros nunca pueden sus rivales marchitar

    Casi 100 años despues, (y en cosas seguimos igual)

    En 1.914 José Elías y Juncosa*, alias Corredises, principal periodista de la época, impulsor del olimpismo en España y uno de los diez primeros socios que tuvo el Futbol Club Barcelona, publicó el que parece sea el primer libro sobre fútbol en España. Su precio en aquel entonces era de 2 pesetas y su formato de 17×11,5 cm contenía 96 páginas.

    Pero sin duda alguna lo que hace de este libro más peculiar e interesante si cabe es su prólogo, escrito por Hans Gamper, fundador del FCB.

    He aquí un breve detalle del mismo.

    “En la marcha ascendente hacia la meta ideal, al volver la vista atrás para considerar un momento el camino recorrido, sólo motivos de satisfacción pueden sentir los que han dedicado al football sus entusiasmos y alientos de la primera juventud y cuando ésta pasó, el saber y experiencia de hombres maduros, conservando vivo el culto al deporte.

    Mas si, en vez de volver atrás la mirada la dirigimos a lo alto, si en vez de atender a lo que se lleva andado se considera lo que cabe recorrer aun, lo que precisa emprender; si salimos del círculo de acción en que nuestras actividades -las actividades de todos – se desenvuelven, para echar una mirada aun somera a lo que es el football en el extranjero, no podremos por menos de reconocer que el deporte, tal y como se practica aquí hoy día no es todo lo perfecto que sería de desear y, por de pronto, no responde a aquel desarrollo y vida ideales que allá, en lo recóndito de nuestras mentes y de nuestro corazón, soñáramos los primeros que en España practicamos el football, al querer anticiparnos a los hechos y prever la lozanía que alcanzaría en lo futuro. ¡Cuán cierto es que nunca se realiza un ideal integralmente y que son necesarias, sino abdicaciones, por lo menos concesiones, al descender lo ideológico al terreno de las realidades tangibles!

    Mucho se ha hecho, pero queda aún bastante por hacer, tanto en el terreno del juego en sÍ, como por lo que respecta a la cultura deportiva del público. Es cierto que, una parte de este último, no aporta actualmente, al concurrir a los campos de Juego, aquel desapasionamiento, aquella alta serenidad de espíritu, aquella ecuanimidad indispensable para apreciar en su justo valor todas las fases e incidentes de la lucha, que evitarían se produjeran manifestaciones extemporáneas de que en alguna ocasión hemos debido dolernos. Tal vez radique ello, en buena parte, en el relativo desconocimiento del conjunto de reglas por que se rige el Juego, ya que, si bien existen Reglamentos, el estudio de los mismos es árido y no puede interesar más que a los directamente llamados a tener inmediata cuenta de sus prescripciones. Tal vez sería de alta conveniencia un mayor conocimiento en la materia y…, la comprensión exacta de lo que es el mismo, tanto en su conjunto como en sus detalles esenciales.

    Por lo que toca a la mayoría de los jugadores que actualmente constituyen los equipos de los Clubs de esta capital, imparcialmente estudiada su idiosincrasia, obsérvase que no existe en grado elevado – hablando en términos generales el espíritu de sacrificio de la parte al todo, de la molécula al cuerpo. Nótase, sin grandes esfuerzos de observación, que se tiende mucho, demasiado, al relieve de la propia personalidad, aun a trueque de que el conjunto se resienta. No se tiene, por parte de muchos, lo suficientemente en consideración que el juego del football es, ante todo y por encima de todo, no una ocasión para poner en evidencia personales aptitudes y habilidades, sino que, desde que el juego clásico inglés sufrió allá por el año 80 de la pasada centuria, las derrotas que le infligieron los escoceses, gracias a su nueva escuela de juego, que consistía esencialmente en la perfecta colocación en el campo y en la combinación de todos los jugadores, se trocó en un juego de conjunto, en el que precisa la anulación de la propia individualidad, en aras del común. Y no sólo se nota este poco espíritu de sacrificio, en lo que atañe al comportamiento del jugador en la lid, sino que también fuera del campo, en la poca subordinación que existe a los llamados a regentarlos.

    Fijándose en la constitución de los equipos de los más renombrados Clubs extranjeros, se observa que varía poco, generalmente; que el jugador que ingresa en un Club, permanece en él todo cuanto dura su actuación footballista, poniendo en la defensa de su bandera, todos sus entusiasmos y energías y, sobre todo, substrayéndose a sí propio, no existiendo allí más que muy incoloro el personalismo que aquí por desgracia, impera de un modo harto marcado. Forzoso es reconocerlo así, aunque nos duela”

    Es curioso destacar como casi 100 años después de estas palabras la falta en muchos casos de conocimiento del reglamento y su aplicación sigue estando vigente.

    Igualmente en lo referente a jugadores “de la casa” y a la consideración del fútbol como deporte como juego de conjunto con la anulación de la propia individualidad.

    Nos ha costado más de 90 años entenderlo.

    Fuentes:

    * http://olimpismo2007.blogspot.com.es/2011/09/josep-elias-i-juncosa-y-tarragona.html